CRÍTICA DE TAXIDERMIA

Por Carlos Marín
 
Taxidermia es una película diferente. Con esta simple frase se podría resumir esta producción Franco-Húngara que se ha colado en nuestras carteleras. Su director, Gyorgy Pálfi, autor desconocido por estas tierras pero bastante popular en diferentes festivales europeos, propone un juego de provocación que no dejará a nadie indiferente.

Centrándose en tres épocas distintas con tres diferentes generaciones (abuelo, padre, hijo) el film nos muestra Hungría como un país decadente, arrastrado por la segunda guerra mundial y el régimen comunista, que acaba siendo otra pieza más de la globalización capitalista yanki. El punto que marca la (grandísima) diferencia con cualquier otra película de tema social es la crueldad, hilaridad y surrealismo con las que se plantean la acción y la trama.

Desde la historia del abuelo, soldado sirviente obsesionado por el sexo y capaz de sentir placer con el ardor de una vela (llegando al éxtasis cuando le logra salir fuego por el pene), pasando por el padre obeso, un competidor de concursos de comida que nunca consiguió la popularidad que deseó, hasta llegar al hijo, un taxidermista arrastrado por una vida vacía y un padre que le esclaviza a la rutina más grotesca, Taxidermia consigue todos los puntos para convertirse en el estreno más extraño de todo el 2007 (superando a la surrealista Inland Empire).

En cada momento lo exageradamente visual se impone a cualquier otro elemento, ya sea personajes (todos en un gravísimo proceso de depresión) o giros de guión (surrealmente estúpidos). Algunas escenas rozan lo pornográfico y el gore se queda corto para describir los últimos planos de la cinta.

Lástima que el conjunto que nos propone Taxidermia sea tan exagerado y paranoico, porque solo los más valientes podrán disfrutar de tal dantesco espectáculo. Eso sí, guste o no, el viaje vale la pena, aunque sea sólo para ver algo tan alternativo.

Lo mejor: Que una propuesta tan diferente se estrene en nuestras salas.

Lo peor: Que no la va a ver nadie.
 
CRÍTICAS RECIENTES