CRÍTICA DE EL ENCAPUCHADO

Por Dario García-Verdugo Vargas
 
El Encapuchado es el resultado de la suma de elementos del slasher y del cine de Sherlock Holmes. Aquellos (entre los que me incluyo) que creíamos que el slasher con asesinos en serie enmascarados comenzó con: La Matanza de Texas, La Noche de Halloween, Viernes 13, Prom Night... parece que estábamos muy equivocados. Aunque el arma del criminal, un látigo, y la ausencia de sangre plantean ciertas dudas a la hora de incluirla en este subgénero (aunque seamos sinceros, tampoco Cara de Cuero usaba un cuchillo carnicero, prefería su motosierra). Seamos sinceros, obviamente no es un slasher puro y duro, y mucho menos similar al concepto actual pero se aprecian algunos puntos en comun.

Este filme pertenece a una colección de relatos creada por el escritor Edgar Wallace (novelista de King Kong) que en la década de los sesenta fueron adaptados al cine por la productora Rialto Films. Concretamente el que en este momento tratamos se basó en la novela "The Terror" que fue llevada al cine por el responsable de "El Falsificador de Londres" y "La Banda del Terror", el cineasta Harald Reinl.
La gran peculiaridad es que Reinl no escatima esfuerzos para ofrecer inquietud y suspense pero el desenlace, aunque es tan inesperado como se prometía, está bastante forzado y es poco interesante, además de que el miedo es dejado de lado para dar paso a una larga investigación con la que descubrir un misterio que tiene poca relación con la familia del patriarca.

Venganza, un asesino enmascarado, numerosos sospechosos, una residencia de adolescentes, notas anónimas, cadáveres amontonándose... Resulta bastante familiar ¿no?

Lo más sorprendente es que la cinta es de nacionalidad alemana. Eso sí, satisfará a los incondicionales de los clásicos de este genero de aquella época.
 
CRÍTICAS RECIENTES