Usuario Anónimo
Login - Registro

Cuando Despierta La Bestia
Sesión Aullidos
Peliculas Halloween

CRÍTICA DE LAS COLINAS TIENEN OJOS 2

Por Dario García-Verdugo Vargas
   
Las colinas seguían teniendo ojos ocho años después.

Terminados el rodaje y la postproducción de Pesadilla en Elm Street, la película que iba a devolverle el favor de la crítica y del público, Wes Craven no perdió el tiempo mientras esperaba el estreno de ésta en las salas. Se dedicó a rodar su primera secuela. Algunas fuentes afirman que el detonante fue la poca confianza del director en la historia de Freddy Krueger, pero parece inconcebible si tenemos en cuenta que todos los que trabajaron con él afirmaban que era el único que sabía lo que hacía y que siempre tuvo fe en el proyecto a pesar de todas las dificultades por las que pasaron.

Interesante propuesta la del prólogo con la figura traumatizada de Bobby. Es favorecedor que la única conexión con el original no sean solamente los caníbales. Pero de forma instantánea Craven aparta a Bobby para regalarle el protagonismo a Ruby y arrebatárselo poco después a ella también de la misma forma, dejándola abandonada en favor de otros personajes que sobran. Un movimiento impropio de una secuela de este señor tan obstinado en recuperar siempre a los protagonistas originales como ejes de las nuevas historias. Cualquier interés se desvanece ante la corroboración de que la competición de motocross es tristemente una artimaña para llevar presas al desierto y no pasar de ahí, ese será el argumento y el todo de la secuela: viaje-avería-víctimas, aunque la proposición inicial llevara a pensar en otras posibilidades. Si por lo menos Bobby y Ruby/Rachel hubieran vencido sus miedos su aparición adquiriría algo de sentido, no sería prácticamente innecesaria su presencia y reforzaría el tratamiento, que es tan irregular como un gráfico de altibajos. Unos buenos primeros minutos, unos horribles 50 siguientes, con ataques a plena luz del día y caníbales de circo, de nuevo unos correctos minutos con acechos y reencuentros bajo la luz de la luna y otros diez finales calcados de la primera. El retorno de Rubby a las colinas para enfrentarse a sus orígenes era una buena sugerencia aunque exenta de un motivo que lo justificara, pero si este hubiera tenido finalidad terapéutica como ocurría (en parte) con Ellen Ripley en Aliens, se habría convertido en una buena forma de enfrentarse definitivamente a sus problemas del pasado y el argumento habría mejorado considerablemente. Otra gran aportación podía haber sido profundizar en las raíces de los caníbales, pues habían dejado de ser seres tan desconocidos como en la primera excursión a las colinas.

Una malograda elección carente de ambición después del fenómeno revolucionario que había significado Freddy Krueger. La peor secuela dirigida por Wes Craven. Un engendro fílmico sin lógica.

ÚLTIMAS CRÍTICAS

 

HypeMeter: Lo + Buscado

Síguenos en las Redes Sociales

 
Contacta con nosotros - Publicidad en Aullidos.COM - RSS - Aviso Legal - Política de Privacidad