Usuario Anónimo
Login - Registro

Cuando Despierta La Bestia
Sesión Aullidos
Peliculas Halloween

CRÍTICA DE FRONTIERE(S)

Por Sergio Morcillo
   
Últimamente estamos teniendo una autentica oleada de películas que nos vienen desde Francia. Aja nos impresiono con su “Alta tensión”, luego nos lleno la maravillosa “Calvaire” y “L´l Interieur”, y ahora el nuevo trabajo de Xavier Gens, que ya nos trajo el trabajo de “Hitman” el popular videojuego.

Para empezar la película empieza cargadita de acción, imágenes rápidas de una persecución de la policía francesa contra un grupo de jóvenes huyendo de un robo a mano armada. Minuto a minuto, el espectador se mete de lleno en una autentica pesadilla de horror, sufrimiento, depravación y tensión, mucha tensión.

La ambientación puede recordar mucho a la matanza de Texas o a la fantástica Hostel, ya que coge muchas referencias de las citadas recientemente. Ambientación realmente sobrecogedora, con unos planos profundos de las fronteras de Francia. Las interpretaciones están todas brillantes, desde cada miembro de la familia caníbal nazi, hasta la protagonista que es una sufridora de tomo y lomo.

El cine de terror francés se caracteriza por ser profundo en sus historias, muy atmosférico y realmente apoteósico, y “Frontiere(s)” cumple su acometido desde el principio: Mucho gore, muchas escenas realmente desagradables, y una puesta en escena brillante.

Tal vez, el único error de la cinta es que es un guión ya visto que "pica" de los slasher de familias caníbales, pero aquí lo muestra todo mucho más brutal y más sobrecogedor.

Sin duda, “Frontiere(s)” es una de las mejores películas del género que se han hecho últimamente, y que es completamente obligatoria para todos los aficionados a la sangre y vísceras.

Lo Mejor: Los amantes de la sangre se pondrán las botas.

Lo Peor: Tampoco aportada nada nuevo al género.

ÚLTIMAS CRÍTICAS

 

HypeMeter: Lo + Buscado

Síguenos en las Redes Sociales

 
Contacta con nosotros - Publicidad en Aullidos.COM - RSS - Aviso Legal - Política de Privacidad