Usuario Anónimo
Login - Registro

CRÍTICA DE LA NIEBLA

Por Dario García-Verdugo Vargas
   
"El publico decide. Puede gustarle y olvidarse de ella. O puede gustarle y recordarla. Eso es justo lo que ha pasado con La Niebla, ha perdurado". (Janet Leigh)

Debra Hill y John Carpenter estaban sometidos a mucha presión después del éxito que había supuesto La noche de Halloween y quisieron arriesgarse con otro tipo de terror que no se limitara a ser otra historia sobre un asesino en serie. Para ello, influenciados por los comics de Historias de la Cripta, Los Pájaros y otras películas de los años cincuenta con las que habían crecido, decidieron abordar el subgénero de fantasmas con una trama cargada de misterio

Tal vez por eso no es extraño que La Niebla tenga varios puntos en común con la película protagonizada por Tippi Hedren: los protagonistas para hacer frente a la niebla tendrán que refugiarse en una iglesia del mismo modo que en Los Pájaros lo hacían en una casa, Antonio Bay recuerda mucho a Bodega Bay no obstante las escenas del puerto fueron rodadas en la misma localización...

Carpenter volvió a reunir a Jamie Lee Curtis, Nancy Loomis, Charles Cyphers y consiguió también la participación de Janet Leigh, que se había convertido en una admiradora de su trabajo. Auque ahora la protagonista no era Jamie, sino Adrienne Barbeau encarnando a la locutora Stevie Wayne, la heroína que salvará a toda la población.

Para ser una película de bajo presupuesto, de tan solo un millón de dólares, es sorprendentemente perfecta en el apartado de efectos especiales. El equipo se las ingenió para conseguir el resultado perfecto utilizando todo tipo de maquetas, trucajes.

Lo mismo ocurre con aspectos técnicos como la fotografía de Cundey, y con las localizaciones y decorados, son excelentes. ¿Y que se puede decir de la música? Pues que el film posee una aterradora banda sonora, que aunque no es tan pegadiza, no tiene nada que envidiar a la que John Carpenter compuso para Michael Myers.

La historia es sencillamente inquietante. La claustrofobica atmósfera, tan característica del cine de Carpenter, ayuda a crear una gran tensión que no solo se manifiesta en las apariciones de los fantasmas sino que está presente en los ochenta y siete minutos de duración. Como bien reconoce el propio director también hay lugar para algunos sustos fáciles que aún así están muy conseguidos. Atención sobretodo al guiño a La noche de Halloween, con Jamie Lee incluida, con la sorpresa en la bodega del barco.

Una película espeluznante.

ÚLTIMAS CRÍTICAS

 
Figura Daryl Dixon

HypeMeter: Lo + Buscado

Síguenos en las Redes Sociales