CRÍTICA DE ASESINO INVISIBLE

Por josemg
 
Producto de serie B de finales de los 70, protagonizado por el televisivo James Brolin, más conocido por la serie "Hotel" y su matrimonio con Barbra Streisand. Aquí encarna al sheriff de un pueblo de Nuevo Méjico, que debe proteger a sus habitantes de un coche con instintos asesinos, aparentemente indestructible y conducido por el propio diablo.

Es inevitable la evocación en la memoria del aficionado de títulos como "El diablo sobre ruedas" (1971) y "Christine" (1983). En comparación, el filme de Elliot Silverstein (de cuya filmografía lo más destacable son los cuatro episodios que dirigió para la mítica serie "En los límites de la realidad" y el famoso western "Un hombre llamado Caballo") sale perdiendo, lo que no significa que "Asesino invisible" no tenga, a pesar de su general mediocridad, algunos aspectos interesantes.

A favor del filme hay que decir que sabe sacarle partido al paisaje desolado y polvoriento en el que transcurre la acción, utilizado con bastante habilidad para reforzar visualmente una trama esquemática y endeble. El aspecto del vehículo asesino, un Lincoln Mark III con las pertinentes modificaciones para hacerlo más siniestro e imponente, es otro de los puntos fuertes de la película. Elogiable es también el esfuerzo de los guionistas por presentar al sheriff y a los hombres que forman su equipo como simples funcionarios rurales totalmente descolocados y sobrepasados por las circunstancias.

A pesar de estos aciertos, Silverstein no sabe aprovechar las posibilidades que a priori ofrecía la historia como unos años antes lo hizo Spielberg y posteriormente lo haría Carpenter. Parte de la culpa la tiene un guión poco trabajado que resulta en la inclusión de escenas banales y en el alargamiento innecesario de otras para alcanzar la duración estándar de un largometraje. El suspense funciona a medio gas y algunos momentos supuestamente impactantes o terroríficos no acaban de lograr el efecto buscado. Y el conjunto, ya sea por falta de sangre o desidia narrativa y técnica, desprende un cierto tufillo a telefilme. De todas maneras, es un título curioso y medianamente entretenido, con algunos aciertos aislados, que puede recomendarse con reservas.

Jose Moscardó
 
CRÍTICAS RECIENTES