CRÍTICA DE HARRY POTTER Y LAS RELIQUIAS DE LA MUERTE: PARTE 2

Por Ignacio Estrada
 
Después de diez años las aventuras del niño mago Harry Potter han llegado a su fin. El balance, al igual que en el anterior capítulo, agradará a todos los fans de la saga, pero la impersonalidad de su director vuelve a restar puntos a la que podía haber sido una de los mejores películas de la saga.

EL guioó de Steve Kloves, contiene todos aquellos momentos que queríamos ver en la gran pantalla, pero también se han olvidado de mostrarnos muchas cosas (como la muerte de algún secundario...) Quizás se podían haber eliminado pasajes de esta aventura y su precedente y haber hecho una única película, pero quizá hubiera restado épica a la batalla final en Hogwarts, donde se cruzan varias aventuras paralelamente.

Como comenté al estrenarse la anterior parte, es una pena que las riendas del capítulo final hayan caído en un director tan plano como David Yates, que puede conocer muy bien la saga pero no le da emoción como hizo Mike Newell, o la atmósfera de Cuarón e incluso la inocencia de Columbus.

Como ha sido habitual en la saga, tanto la luz como los decorados son impecables, y no es de extrañar que sean premiados en la próxima edición de los oscars como hicieron con el capítulo final de la trilogía de “El señor de los anillos”. Los efectos especiales en esta segunda parte pueden chirriar un poco debido al uso del 3D ya que al crear el efecto puede hacerlo menos creíble.

Al final John Williams no ha participado en la música de este ultimo capitulo, y vuelve a ser Alexandre Desplat (El discurso del rey) el encargado de llevar la batuta. Como en la parte anterior la música es una maravilla, creando temas nuevos y haciendo variaciones del tema mítico de la saga.

El punto nostálgico lo pone el reparto, ya que vuelven, aunque sea en breves apariciones actores emblemáticos de la saga como Gary Oldman (Air Force One) o Emma Thompson (Sentido y sensibilidad). Aunque una vez más el que se lleva la palma es Alan Rickman (Jungla de cristal) quien ha sido el eterno secundario en la saga, y el personaje que más peso y trasfondo tiene este ultimo capitulo.

En resumen, es lo que se espera de ella, cumplirá las expectativas de los fans, pero es verdad que podían haber puesto a un director más creativo a las riendas de tan interesante proyecto.

Lo mejor: Alan Rickman y la música de Alexandre Desplat.

Lo peor: La dirección plana de Yates.
 
CRÍTICAS RECIENTES