La Familia Addams: Retrospectiva



I.II: El elemento sobrenatural

Los comics y las diversas adaptaciones han dejado clara la naturaleza sobrenatural de la familia, que al igual que otros aspectos, también tiene una base algo ambigua, fruto de su linaje de brujos y monstruos. Varía de unas versiones a otras, pero siempre dentro de un marco muy próximo y estabilizado, ya que al igual que en los comics había ciertas referencias a la brujería, magia negra y objetos mágicos, también hay en las adaptaciones siempre múltiples elementos sobrenaturales en su casa, como armaduras vivientes, animales disecados (o cabezas humanas reducidas) con cierta vida propia, libros que al abrirlos causan un efecto semejante al título de la portada (“Lo que el viento se llevó” emite un vendaval, por ejemplo), muebles o incluso el portón de la mansión, con capacidad de interacción con las personas y personalidad propia, y demás, incluyendo la presencia de Cosa, la mano sin cuerpo, amigo de la familia, o de Lurch, el sirvente, un monstruo de Frankenstein o en todo caso, un No Muerto.

Así, en las adaptaciones, la Morticia de Carolyn Jones exhibía ocasionalmente algunas habilidades de brujería como poder encender velas con los dedos o emitir humo a voluntad, e incluso en algunos episodios utilizaba habilidades hipnóticas (incluso para conseguir que Gómez no fuera a la cárcel por los robos que había cometido, hipnotizando a unos policías), mientras que la de Anjelica Huston había estudiado hechizos y embrujos. Queda claro siempre que la Abuela es una bruja, y frecuentemente adivinadora (en especial en las series animadas), y puede lanzar maldiciones y tiene dotes de curandera. Hasta Miércoles tantea el terreno de la brujería, ya sea jugando a volar con su escoba de bruja en las viñetas, o participando en el ritual de invocación del primer tercio de la película de 1991, o consultando libros ancestrales en la serie de 1998 y aplicando lo aprendido.





Además, la familia exhibe con frecuencia agilidad sobrehumana (el Gómez de Raúl Juliá o su hijo Pubis, el bebé más ágil y saltarín del mundo), puntería y habilidad sobrehumana (la Morticia de Carolyn Jones o el Gómez de Tim Curry), así como en general una resistencia sobrehumana al daño, sobre todo Fétido y Pugsley, pero también el Gómez de John Astin (que puede sobrevivir sin daños a que le caiga una lámpara de araña a la cabeza, a lo fantasma de la ópera), o Lurch, que además de resistencia (Miércoles en las películas lo envenenó con limonada tóxica y le lanzó una bala de cañón desde el tejado a la cabeza, sin que sufriera daños), también posee fuerza sobrehumana (Lurch es capaz en los dibujos animados incluso de levantar con sus manos la parte trasera de una furgoneta).

La resistencia inhumana a heridas que matarían a cualquier otro es un rasgo muy Addams, aunque también hay constancia de muchos Addams que han muerto en el pasado, ya sea el submarinista cuya pierna asoma de un pez espada de trofeo en la sala de estar en la versión de los 60, o los parientes como la tía Laborgia, o el tío Eimar, asesinados de formas excéntricas, generalmente ejecutados o linchados por multitudes por sus crímenes, cuyos restos estaban en el mausoleo familiar en las películas de los 90, con lo que se observa que los Addams no son indestructibles ni invencibles.

Curiosamente, Miércoles no suele exhibir casi nunca ninguna habilidad sobrehumana o sobrenatural, más allá de ser la más astuta e inteligente de la familia, pese a su corta edad en la mayoría de las adaptaciones, y seguramente posee la misma resistencia al daño y a la muerte que el resto del clan, aunque al ser más lista no es que la ponga a prueba constantemente, no como su hermano, frecuentemente electrocutado, aplastado y golpeado. En los comics, en todo caso, se establece que Miércoles tiene 6 dedos en un pie (que tampoco es que sea precisamente una mutación para ingresar en los X-Men). Como dato anecdótico, las películas amplían este hecho a los otros parientes Addams (“La contraseña es 2, 1 y 11: ojos, ombligo y dedos”, decía el Gómez de Raúl Juliá). También hay referencias en la serie de los 60 a parientes con dos cabezas o cuatro brazos, que llegan a verse de fondo en las películas.

El elemento más uniformemente adaptado son los poderes eléctricos del tío Fétido, capaz de absorber electricidad, y hacer funcionar diferentes artefactos, como encender una bombilla en la boca.


VOLVER AL ÍNDICE