Duelos de Personajes Icónicos



André Toulon (Guy Rolfe) VS Mary Shaw (Judith Roberts)





Toulon es un personaje de “Puppet Master III” (1991). Aparece en múltiples películas de la saga, pero en ninguna brilla tanto como la tercera. Es decir, literalmente, la tercera película de una saga de más de diez títulos fue la única que gozó de buenas críticas. El personaje que Guy Rolfe interpreta tiene reminiscencias de su otro mejor papel, el diabólico pero extrañamente ético artesano de juguetes Gabriel Hartwicke de “Dolls” (1987). A su vez, Mary Shaw procede de “Silencio desde el mal” (2007) de James Wan.

Ambos personajes tienen especial afinidad por los muñecos. De hecho, consideran a sus muñecos como si fueran sus auténticas familias.

Toulon es marionetista, y conoce una antigua fórmula egipcia para insuflar vida a sus marionetas. Por su parte, Mary Shaw es ventrílocua. Su obsesión era crear el muñeco perfecto, aunque para ello tuviera incluso que utilizar seres humanos como materia prima. Creó más de un centenar de muñecos, hasta que fue asesinada. Tras la muerte de Shaw, su espíritu se asentó en sus muñecos, y a través de ellos se vengó del pueblo de Raven´s Fair. Mientras uno solo de sus muñecos exista, ella seguirá en este mundo.

La tecnología de ambos artistas es bien diferente, aunque ambos mezclen ciencia y magia. Toulon dota a sus muñecos, sus marionetas, de habilidades únicas, como un taladro en la cabeza, capacidad de escupir sanguijuelas vivas, fuerza aumentada e incluso posibilidad de disparar balas reales. Los muñecos tienen voluntad propia, pues en ellos reside el alma de amigos de Toulon, incluyendo su esposa.

Con Mary Shaw, todo es diferente. Los muñecos no tienen realmente personalidad propia (incluyendo a Billy, el que más tiempo en escena está), sino que son prolongaciones de la propia Mary. Toda la mejora técnica que ha introducido en ellos ha sido dirigida a mejorar su apariencia, hasta crear el muñeco perfecto, una criatura que parece humana ante los ojos de cualquiera.

El encuentro entre ambos personajes debería producirse a punto de llegar a la segunda mitad del siglo XX, cuando Toulon aún seguía vivo, pero había fabricado a sus principales muñecos, mientras que Shaw ya estaba muerta, pero había tenido el tiempo suficiente para perfeccionar sus habilidades como criatura fantasmal, e iniciado su venganza. Imaginemos a Toulon huyendo por América, y llegando al pueblo de Raven´s Fair, quizá para actuar en su teatro. Habría que jugar un poco con las fechas, para situarlo antes de la muerte de Toulon, pero considerando que la continuidad no es el punto fuerte de la saga (hasta el punto de que hay una secuela, solo de refritos, para organizar cronológicamente la franquicia), no sería problema.

Mary Shaw posee poderes sobrehumanos. Puede matar inmediatamente a cualquiera que se asuste y grite en su presencia. Incluso al hacerlo roba su voz. Toulon no posee esta clase de poder, es un ser humano corriente, aunque resulta difícil o imposible que él o sus muñecos se vayan a asustar y gritar. Shaw también tiene sustrato físico suficiente como para golpear y empujar, con fuerza considerable.

Quizá en este caso, el elemento que desequilibra la balanza es la autonomía de los muñecos de Toulon. Incluso aunque Mary Shaw noqueara o dejara inconsciente a Toulon, incluso si lo matase, sus muñecos seguirían peleando por su amigo, y desde luego, atacarían o destruirían a otros muñecos. Mary Shaw se manifiesta en sus muñecos, y los impactos que los destruyen hacen que pase a otros muñecos. Lenta e inexorablemente los muñecos de Toulon destruirían a todos los de Mary Shaw que fuesen visibles y protegerían a su creador.

Resulta mucho más difícil pensar que Toulon o sus muñecos pudiesen descubrir antes de irse del pueblo el engaño supremo de Mary Shaw, su muñeca de apariencia plenamente humana, y destruirla, con lo que algo de Mary Shaw sobreviviría, que le permitiría reconstruir a su “familia”.

Conclusión

Mary Shaw no está en condiciones de acabar con Toulon y todos sus muñecos. Su habilidad principal, muy útil con víctimas corrientes, ni siquiera sirve con ellos. Pero Toulon tampoco conseguiría seguramente destruir a todos y cada uno de los muñecos de Shaw, o como mínimo, no al último y más perfecto, pues ni lo detectaría. A eso en el ajedrez se lo llama tablas.


► IR AL ÍNDICE