Duelos de Personajes Icónicos



John Doe VS John Kramer





John Doe procede de “Seven” (1995) de David Fincher, mientras que John Kramer viene de la saga “Saw” (iniciada en 2004).

Ambos comparten un sentido extremo de la justicia y el castigo, y buscan redimir a los demás. Tienen un curioso sentido de la “contricción forzosa”, aunque John Kramer permite que sus víctimas sobrevivan, si considera que han aprendido la lección, debido al “juego”, mientras que el futuro es muy negro para todos aquellos a los que John Doe ha elegido. Ambos tienen un marcado sentido del sacrificio, y asumen la propia muerte como resultado último de sus maquinaciones, no temen en absoluto a la muerte, sino que incluso la abrazan.

John Kramer tiene conocimientos científicos y técnicos especializados, y dispone de una cierta fortuna personal, así como de unos cuantos seguidores. En cambio, John Doe trabaja solo y es un absoluto misántropo. No obstante, los seguidores y aprendices de Kramer poco podrían hacer contra Doe. Kramer tiene como gran limitación su debilitada salud, que lo deja en una condición física muy precaria.

Si Doe fuese contra Kramer (para castigarlo por su ira o su soberbia), sería capaz de pasar por encima de sus discípulos. Tiene armas de fuego, es buen tirador, y es ágil (puede aventajar corriendo a alguien mucho más joven que él). Además de estar muy motivado y poseer gran astucia y concentración. Otra cosa sería encontrar el escondite de John Kramer. Pero si lo hiciese, y éste quedase expuesto, a John Doe le sería fácil matarlo de forma desagradable, al ser un enfermo crónico bastante debilitado por su condición. Es decir, si estamos en el momento de la muerte canónica de Kramer, es que realmente no podría ni levantar un dedo para defenderse.

Pero, lo más probable es que Kramer fuese contra Doe, y quisiera apresarlo para hacer alguna clase de juego con él. Si de algún modo lo consiguiese, o Doe se dejase atrapar para tener acceso a Kramer (en la línea de lo que hizo en la película, en la comisaría, recurso argumental innovado por “Seven” y mil veces imitado con torpeza), dado que puede que de otro modo no lo localizase, hay que considerar que los juegos de Kramer siempre son “justos” (nótense las comillas), dando una posibilidad real de ganar a la víctima, aunque suele implicar dolor y automutilación. Eso no es problema para alguien tan fanático como John Doe. Si tuviera que cortarse un dedo o sacarse un ojo por su misión divina, lo haría. Y una vez libre, tendría cerca a John Kramer y nuevamente estaríamos en el escenario anterior. En una pelea mano a mano, Kramer no aguantaría contra John Doe. En las fases finales de su enfermedad, seguramente no podría ni defenderse, como pasó en sus películas.

Pese a todo, John Kramer tendría su oportunidad si el juego que idease se basase en la empatía, concepto que Kramer sí entiende y comparte (recordemos que ha estado casado y muy enamorado), pero que a Doe se le escapa. Si Kramer quisiera castigar a Doe por tratar a las personas como objetos, si girasen el juego y la trampa, no ya en torno al sacrificio personal, sino sobre cooperar y ayudar a sobrevivir a personas a las cuales el misántropo John Doe normalmente consideraría como pecadores, indignos de salvarse.

Si fuese necesario que todos llegasen al final vivos para salvarse en la última trampa, activando un mecanismo que una sola persona no pudiese, habiendo sido previamente imprescindible que Doe expresamente salvase a alguien “pecador e indeseable”, atrapado en algún mecanismo mortal, entonces John Doe lo tendría muy complicado para asumir este hecho, y sería en el único caso, más allá de la mala suerte, en el que correría un serio riesgo de perder.

Conclusión

Las probabilidades de ganar de John Doe son inmensas, salvo que Kramer diseñase un juego muy específico contra él.


► IR AL ÍNDICE