Duelos de Personajes Icónicos



Freddy Krueger (Robert Englund) VS Allison Dubois (Patricia Arquette)





Freddy procede de la saga “Pesadilla en Elm Street”, iniciada en 1984. Al determinar sus características y rasgos de personalidad, más vale ignorar la segunda parte y el remake, los puntos más bajos de la franquicia, y que alteran demasiados aspectos del personaje (el remake hasta se inventa que Freddy es pederasta, cosa que el Freddy canónico no es, Robert Englund no se cansa de decir en entrevistas que “asesino de niños ya es suficientemente macabro”). Allison es un personaje de la serie de televisión “Médium” (2005 - 2011), que se inspira en una médium real (aunque todo parecido con los hechos reales es pura coincidencia, más allá del nombre y algunos detalles sueltos).

Freddy Krueger era un asesino en serie de niños y adolescentes, tras un pasado traumático, y una infancia de sufrimiento (lo cual no le impide demostrar un siniestro sentido del humor), que al ser asesinado por los padres de familia del pueblo de Springwood, reapareció en los sueños de los hijos de éstos, para continuar su venganza. Freddy ataca desde los sueños, donde es amo y señor, y su capacidad de interacción con el mundo real durante la vigilia es extremadamente limitada, por no decir nula. Allison es una médium, que recibe visiones principalmente en sueños, mientras está durmiendo. Colabora con el fiscal Dávalos, para ayudar a resolver crímenes y enjuiciar a los culpables. Un irónico punto de conexión entre las franquicias, además del tema de los sueños, reside en el hecho de que la actriz Patricia Arquette tuvo un personaje clave en “Pesadilla en Elm Street 3: Los guerreros del sueño” (1987), junto a la primera entrega, la mejor película de la saga. Kristen Parker, el personaje de Patricia Arquette en ese film también tenía poder sobre los sueños, pero de una manera muy diferente, como veremos. Enfrentar a estos dos personajes resulta una curiosa revancha entre Freddy y Kristen, y más considerando que incluso después de muerta, en los comics, Kristen siguió combatiendo a Freddy.

Para enfrentarlos, supongamos que de algún modo, Allison Dubois (que vive en Phoenix) va a residir, aunque sea temporalmente, en un lugar dentro de la zona de influencia de Freddy, uno de sus cotos de caza (en la sexta película hay una explicación argumental que permitiría a Freddy salir de Springwood, y que encaja con elementos vistos en los comics de Freddy, o, como dice Freddy, “todas las ciudades tienen su Elm Street”), o que se mudase al propio Springwood, antes de los acontecimientos de la sexta parte. Habría que medir la capacidad de Allison para prevenir los crímenes de Freddy, avisando a las posibles víctimas, ayudándolas a coordinarse, o bien, finalmente, si tuviera que enfrentarse a él si la atacara en sus sueños.

Aquí nos encontramos con que este personaje de Patricia Arquette no tiene el nivel de poder que tenía su alter ego de “Pesadilla en Elm Street 3: Los guerreros del sueño”. La única capacidad que tiene Allison cuando duerme, es la de recibir vagas pistas, o fragmentos de información, que a veces son inconexos y crípticos (la mayor parte de las veces, de hecho). Esta vía de información es lenta, y difícilmente podría servirle para salvar a nadie que estuviera en peligro grave e inminente. Como mucho, para encontrar más rápidamente los cadáveres de las víctimas de Freddy, o encontrar el punto de conexión entre éstas (Freddy suele fingir accidentes y suicidios para no atraer la atención del mundo de los adultos), aunque no podría conseguir que otros creyeran en esa conexión, puesto que les parecería descabellada la historia. Contra asesinos de carne y hueso, siempre se puede encontrar algún agujero en el procedimiento, para introducir otras pistas obtenidas mediante las premoniciones, y cazarlo. Pero Freddy no es de carne y hueso… No en el sentido usual.

También hay que considerar que el fiscal Dávalos suele ser bastante escéptico con todo lo sobrenatural, y solamente acaba creyendo a Allison a pies juntillas, pese a su probada experiencia como médium y que una y otra vez la ha visto lograr lo imposible. Difícilmente se tragaría a la primera que un fantasma con un guante de cuchillas en la mano está matando a los adolescentes en sus sueños, si hay teorías más plausibles. Incluso aunque se creyese de pleno todo, tampoco podría hacer nada: la competencia de un fiscal del distrito empieza y termina en el mundo de los vivos, y desde luego, no podría asignar a la policía judicial para proteger a la gente de fantasmas. Como mucho, podría ser ingenioso y plantear la existencia de un imitador, para movilizar recursos.

Allison también puede hablar con fantasmas, si éstos se dirigen expresamente a ella y la buscan, durante la vigilia. Ello le podría ser útil para recibir información de la madre de Freddy, Amanda Krueger, que la ayudase. Y aún así, su capacidad para ayudar a víctimas potenciales estaría muy limitada, y más considerando la típica paranoia respecto de los adultos que tienen las víctimas de Freddy. Lo máximo que podría hacer es lograr convencer a alguien, si hubiese muchos asesinatos, de que tomase hipnocil, el producto químico que anula los sueños e impide que Freddy entre en ellos, y desde luego no sería fácil.

La última parte del análisis residiría en si podría salvarse a sí misma, si Freddy se hartase de su interferencia y fuese a por ella directamente, a matarla. Rara vez Freddy va a por adultos, aunque ha ocurrido. Mató a la madre de Nancy en su primera película, a la propia Nancy en la tercera. Con el psiquiatra encarnado por Yaphet Kotto en la sexta parte no pudo, en cambio. Queda claro, que al igual que el payaso de “It”, en las raras ocasiones en que ataca a adultos, necesita que estos adultos sean especialmente vulnerables y débiles (o aprovecharse para atacarles a traición). La madre de Nancy era una alcohólica inestable, entra en el concepto. No ocurre así con Allison Dubois, que no solo no prueba el alcohol desde la universidad (entonces lo usaba intentando acallar sus visiones adivinatorias), sino que además es una persona bastante sensata, valiente y lista, y que no dudaría en plantarle cara a Freddy. El control de éste en los sueños es prácticamente absoluto, pero Allison no solo tiene la fuerza de voluntad suficiente para ahuyentarlo, sino que además sus poderes le dan una cierta “claridad mental” cuando sueña, que podría ayudarla.

Pero hay un último detalle que trágicamente se debería considerar. Allison Dubois tiene tres hijas menores, Marie, Ariel y Bridget, dos de las cuales son muy pequeñas. Y aunque comparten sus poderes, de forma latente, seguramente no tendrían ese nivel de fuerza de voluntad, y a las que Freddy podría querer utilizar para vengarse…. Entra dentro del estilo de Freddy el atacar a familiares de sus víctimas, como venganza y elemento disuasorio (véase el final de la primera película). Más valdría que Allison les comprase unas cuantas cajas de Hipnocil a sus hijas urgentemente…

Conclusión

El daño que podría causar Allison Dubois a las actividades de Freddy es muy limitado. Aunque éste no podría matarla, ella tampoco podría perjudicarlo, y sí tendría mucho que perder si Freddy le prestase atención por inmiscuirse en sus asuntos, y decidiera atacar a la familia de ella. El resultado estaría entre un empate y una victoria marginal para Freddy, con mayor probabilidad de lo segundo.


► IR AL ÍNDICE