Duelos de Personajes Icónicos



Norman Bates (Anthony Perkins) VS Willard Stiles (Crispin Glover)





Los dos son figuras trágicas, hijos de familias disfuncionales, de hogares monoparentales con una madre demente, lo cual les marcó mucho de cara a iniciar sus carreras criminales. Ambos tienen personalidades semejantes, son tímidos y apocados, y residen en amplios y desvencijados caserones góticos (herencia familiar).

Norman procede del clasicazo “Psicosis” (1960), de Alfred Hitchcock. Norman Bates es un esquizofrénico, con un desdoblamiento de personalidad, que creía cometer crímenes bajo la identidad de su madre, o para proteger a ésta de ser descubierta por dichos crímenes. Atacaba en general utilizando grandes cuchillos de cocina. En la serie de televisión “Motel Bates” (2013) se aporta la información de que, de hecho, Norman vio a su madre matar a alguien utilizando uno de esos cuchillos. El Norman de la serie de televisión (Freddie Highmore) es muy coherente con el de la película (no así su madre, que es bastante más razonable en televisión que en la novela o la película). El que es desdeñable es el Norman Bates de Vince Vaughn en el remake, que aunque es una fotocopia de la película clásica, le da un aire chulesco/matonesco en su lenguaje gestual, que no encaja con el personaje. Todos provienen de la novela de Robert Bloch, siendo la segunda parte de dicha novela ampliamente ignorada al adaptarse la historia, dado el jarro de agua fría que supone para el personaje de Norman Bates (aún hoy sorprende en qué estaría pensando Bloch cuando tomó esa decisión).

Willard, por su parte, utiliza a un ejército de ratas que ha amaestrado, para cometer sus crímenes, y que controla con gran precisión, aunque Ben, una de estas ratas, pugna por arrebatarle el control. Willard es algo más equilibrado que Norman, y no tiene delirios ni alucinaciones, a diferencia de éste, salvo al final de su película. Las motivaciones de Willard, venganza y dinero, son más racionales, aunque Norman es mejor cubriendo su rastro que él. Ambos son de épocas próximas. Norman Bates era joven en los 60, mientras que las acciones de Willard posiblemente ocurrieron en los 60 o 70 (la época de la película es indeterminada, y hay que juzgar por las ropas de los personajes). En todo caso, la primera película de Willard es de este momento cronológico.

Hay una película de “Willard” de 2003 y otra de 1971, adaptando la misma novela, y curiosamente, la película de 2003 es mucho mejor que la de 1971, en estética y narrativa, pero en especial a nivel de la interpretación de Willard, obteniendo mucho mayor respeto crítico el Willard de Crispin Glover. El Willard Stiles a utilizar será el de 2003, aunque se harán algunos matices respecto del de 1971 (Bruce Davison, que en la película de 2003 era el padre de Willard).

La razón del conflicto entre ambos puede ser tan absurda como trágica, puesto que no son dos seres por naturaleza agresivos. Quizá Willard ha escapado del manicomio, ocultándose en el Motel Bates. La voz de la madre de Norman le dice a su devoto hijo que debe acabar con ese hombre extraño y sus “sucios animales”, que están estropeando su legado, su propiedad, mordisqueando sus queridos muebles. Willard niega tener animales, pero Norman se asoma por algún agujero, ve algunas de las ratas y la ira le invade. O bien, Norman fugado también de la institución mental, ocultándose cerca de la mansión familiar de los Stiles. Más probablemente lo primero que lo segundo. Desde luego, si el azar hubiera dictado que los dos se hubiesen conocido en el mismo manicomio, un lugar tranquilo y neutral, es seguro que se hubieran llevado bien y hubiesen trabado amistad. Pero vamos a suponer que no fuese así. Es decir, bastante lástima inspiran cualquiera de los dos y más valdría imaginarse a cualquiera de ellos encontrando el teléfono de alguien como May Canaris (la espléndida Angela Bettis de “May”), y así neutralizando los impulsos homicidas de un par de almas desdichadas (May haría buena pareja con cualquiera de los dos), pero es necesario enfrentarlos para ver cómo resultaría, así que vamos a ello.

En una pelea, cabe asumir que las ratas de Willard le conferirían una gran ventaja sobre Norman, ya fuera peleando en su terreno, su casa, o infestando el Motel Bates con ellas. Aunque el transporte de estos animales es costoso y lento, y al final, tienden a la rebeldía. Sin embargo, son capaces de despedazar a un hombre adulto y sano sin dificultades. Norman no tiene ningún aliado significativo que pudiera ayudarle, y vive aislado, ello debe ser tenido en cuenta.

Pero Norman no es estúpido. Tiene un hándicap debido a su patología, puesto que Willard no oye voces ni tiene ideas delirantes de psicótico, salvo la visión en la celda acolchada, y es la mera ira reprimida la que lo hace violento en general, mientras que él sí, pero Norman demuestra mucha racionalidad en determinados momentos, como encubriendo crímenes “de su madre”, o emboscando a enemigos armados como el detective (Martin Landau) de la primera película, y podría encontrar el modo de zafarse de las ratas, engañarlas, o incluso destruirlas (¿con fuego?).

Si lo lograse, Willard estaría bastante desamparado contra él, y más considerando que tendría que enfrentarse con un Norman muy enfadado, si hubiese tenido que quemar su propio motel. Norman Bates tiene mucha destreza, cuchillo en mano, y desde luego, Willard no es más fuerte que él (físicamente resulta muy endeble, y desde luego más débil que un Norman hasta arriba de adrenalina por la furia o el delirio).

No obstante, Willard consiguió sobreponerse al ataque de sus propias ratas, y pasando a través de ellas, acabar con su líder. Ser mordido por cientos de criaturas y conservar la lucidez suficiente como para buscar un punto de apoyo, ignorar el dolor, coger un arma, abrirse paso con ella y localizar a un animal concreto, líder de la manada, entre miles, no es tarea fácil, y ello demuestra que algunas posibilidades tendría. Al fin y al cabo, aunque más fuerte que Willard posiblemente, Norman tampoco es especialmente robusto, y de hecho al final de la primera película de su saga, resultó vencido y desarmado con inusitada facilidad.

Conclusión

Willard tendría amplia ventaja gracias a sus ratas, y podría ganar sin ni siquiera tener que ver cara a cara a Norman. E incluso aunque no fuera así, tendría posibilidades de ganar en una pelea mano a mano, con lo que en última instancia, es más probable que venciera él en un enfrentamiento, en vez de Norman Bates.

Salvo claro, que considerásemos al primer Willard, el de Bruce Davison, con menor control sobre sus ratas, y menos competente en combate (sus propias ratas se lo zamparon), al cual Norman Bates podría vencer con muchas menos dificultades. Pero, en el caso de Crispin Glover, su Willard debería ganar en el enfrentamiento.


► IR AL ÍNDICE