Cómo se hizo '28 Semanas Después'


CÓMO EMPEZÓ TODO…

28 SEMANAS DESPUÉS, la secuela del gran éxito de taquilla internacional de 2003 28 Días Después, ha sido dirigida por Juan Carlos Fresnadillo (Intacto) y producida por Enrique López-Lavigne, Andrew Macdonald y Allon Reich. 28 SEMANAS DESPUÉS cuenta con un guión original de Rowan Joffe, Juan Carlos Fresnadillo, Enrique López-Lavigne y Jesús Olmo; mientras que Danny Boyle y Alex Garland ejercen funciones como productores ejecutivos. Al frente del reparto figuran Robert Carlyle (Full Monty, Trainspotting); Rose Byrne (Sunshine, Troya); Jeremy Renner (The Assassination of Jesse James, Dahmer, el asesino de Milwaukee); Harold Perrineau (Matrix Reloaded, Matrix Revolutions, Perdidos); Catherine McCormack (Braveheart, Spy Game – Juego de espías); Imogen Poots (V de Vendetta) y Idris Elba (The Wire). También como parte del elenco está un joven actor lleno de talento, Mackintosh Muggleton, de doce años de edad, quien hace su debut en la gran pantalla.

Cuatro años después del enorme éxito internacional de 28 Días Después, el equipo de director, productor y guionista formado por Danny Boyle, Andrew Macdonald y Alex Garland sintió que era el momento de hacer una secuela. “Nos pilló un poco a contrapié el enorme éxito de la primera película, particularmente en los Estados Unidos”, recuerda el productor Andrew Macdonald. “Vimos la oportunidad de hacer una segunda cinta que ya contaba con su público. Pensamos que sería una gran idea intentarlo y poder dar satisfacción a ese público de nuevo. Lo difícil era buscar y encontrar una historia que llegara a la altura de la hondura e intensidad que Danny y Alex lograron en la primera entrega”.


La primera decisión que los realizadores tuvieron que hacer fue la de determinar cómo iba a ser la secuela. ¿Tendría que contar con el reparto original? ¿Tendría que estar ambientada en el futuro? ¿Debería ser una precuela? 28 Días Después contaba la historia de la liberación del virus tras una incursión de un grupo de activistas en favor de los derechos de los animales en las instalaciones de una firma que investiga con primates. El virus, que se transmite a través de una simple gota de sangre, deja a aquéllos que infecta en un estado permanente de rabia homicida. En los veintiocho días siguientes, el país está devastado y un puñado de supervivientes lucha desesperadamente por tener un futuro. “A Alex se le ocurrieron un montón de ideas y al final nos pusimos de acuerdo en la idea de lo que habría sucedido en el Reino Unido después de que la enfermedad hubiera sido erradicada y se hubiese declarado la cuarentena”, explica Macdonald. “¿Qué ocurriría si hubiera únicamente quinientos supervivientes en el Reino Unido? ¿Quién estaría allí para organizar a los supervivientes y refugiados que acudieran al país y qué ocurriría con los ingleses que hubieran sobrevivido? Todas estas cuestiones nos parecían interesantes y a partir de aquí es de donde evolucionó la historia”.

Se contrató al guionista Rowan Joffe, quien con anterioridad había escrito Gas Attack y Last Resort, para escribir una primera versión del guión. La búsqueda empezó luego por un joven y talentoso director que tuviera la genialidad necesario como para seguir los pasos de Boyle, y que al mismo tiempo fuera capaz de dar una nueva y fresca perspectiva y ofrecer su propia y singular visión a la película. “Buscábamos a un cineasta con la distinción suficiente para aportar algo diferente a la película”, señala Boyle. “Londres jugó un papel muy importante en la primera película, y pensamos que traer a alguien de fuera para que dirigiera la cinta era un enfoque interesante, pues podría dar a la ciudad un look fresco”.

Boyle había visto hace poco el provocativo thriller Intacto, la películ