Nocturna 2015: Resumen del día 3

El miércoles tenía toda la pinta de que iba ser unos de los días más memorables de esta tercera edición de Nocturna por dos razones: por un lado, Robert Englund se citaría con sus fans para charlar, firmar y dejarse fotografiar, y por otro, era el día que se proyectaba It Follows, la película revelación que ha encandilado a todo el mundo, y que precisamente tiene su estreno oficial en España esta misma semana. Y lo fue, vaya si fue memorable.

Pocas horas antes de que el genial y genuino Freddy Krueger saludase “a sus niños” (el hombre lleva su personaje en vena), Aaron Drane, guionista de la webserie y adaptación fílmica de Fear Clinic, en la que el propio Englund interpreta un papel estelar, dio una charla sobre el diferente proceder en ambos formatos y contestó todas las preguntas que le hicimos. A Drane, profesor universitario de psicología, periodismo, cine y literatura inglesa (que se dice pronto), se le ocurrió la idea de Fear Clinic hace siete años mientras escuchaba la radio de camino a sus clases; la emisora daba cuenta de los numerosas fobias que había despertado en Estados Unidos la lacra del terrorismo, e imaginó, desde la ficción, una manera de curarlas: “la cámara del miedo”. También nos comentó que Kane Hodder, personaje de la webserie, no se involucró en la película por culpa de su agente, y cómo ese incidente les condujo al fichaje de Corey Taylor, cantante de Slipknot (que hace parte de la BSO), que el presupuesto barajado fue de 350.000 dólares, o cómo fue la construcción del villano Black como personaje y como efecto especial, entre otros temas interesantes.

A continuación, el inagotable Antonio Busquets y otro que repetía mesa, Domingo Lizcano, coordinaron la charla sobre efectos especiales, con la presencia de un titán en la materia, el especialista en maquillaje Arturo Balseiro (El laberinto del Fauno, Las crónicas de Narnia, Men in Black 3), que nos hizo un repaso de su carrera, con muestras tangibles sobre la mesa de su trabajo, y habló de los entresijos del mundillo.

Mientras todo esto ocurría, fuera de la FNAC ya se había formado una cola inmensa para ver a Robert Englund. Una horda de zombies se agolpaba tras las puertas de la sala de actividades, era hora de que la Estrella del festival saltara al escenario. Sin necesidad de presentaciones, o casi, Luis Rosales dio paso a la rueda de preguntas de la prensa. Englund contestó a cada una de ellas con su gracia y desparpajo característicos, y fueron respuestas muy interesantes, incluso a preguntas que no lo eran tanto. Al hombre se le ve curtido en mil batallas. Englund, entre la mímica y el espanglish, no se quiso mojar opinando sobre el remake de Pesadilla, aunque sí lo criticó sutilmente, afirmando que había llegado demasiado pronto, pues a él le habría hecho ilusión que una nueva generación de espectadores acogieran su saga, ahora que había salido en alta definición en Bluray. Aseguró que ya estaba mayor para volver a hacer de Freddy (quien lo diría viéndolo en persona, con más energía y vitalidad que la mayoría de los presentes), aunque concedió un bombazo en exclusiva, una presunta precuela de Pesadilla en Elm Street que estaría en marcha, con otro actor encarnando a Freddy, pero el propio Englund interpretando a un personaje experto en sueños. Valga de rumor hasta que no se confirme. También nos habló de sus influencias, de cómo se inspiró en el Nosferatu de Klaus Kinski para el casting de Krueger, un papel vampírico que sueña con interpretar, comentó de paso.
Cerrada la tanda de preguntas, la locura de firmas y fotos se desató en la sala. A punto estuvo de cancelarse varias veces, por exceso de tiempo, pero Englund se portó de puta madre e insistió en firmar a todos y cada uno de los que habían estado esperando. Un crack este hombre.


June


Las películas comenzaron en el Palafox a la hora habitual, las 17:00. Un arranque regular en Sala 1, con June (L. Gustavo Cooper, 2014), correcto título de niña maléfica con poderes. Caso muy distinto al de la Sala 2, donde nos licuaron el cerebro con la cinta de animación "Santos VS la Tetona Mendoza", fumada ciclópea donde las haya sobre el célebre luchador enmascarado, zombies, tetonas marcianas, zurullos filosóficos, un peyote asesino, chistes verdes, humor negro, y lo más llamativo, un registro de vocabulario infinito en cuanto a sinónimos mexicanos de palabrotas, insultos y cuestiones escatológicas difícil de seguir y entender. Raro, raro, raro…

Mientras que "The Midnight Swim" causaba estragos y espantadas en Sala 2, por su peculiar idiosincrasia, en la Sala 1 nos fuimos a lo seguro y disfrutamos del thriller de enredos Kill Me Three Times, no tan simpática como se esperaba de un título protagonizado por Simon Pegg, pero entretenida, ingeniosa y a ratos muy burra.

Lo bueno llegó a las 22:00. Y nos referimos, como no, a It Follows. Llenazo absoluto en la sala, con figuras presentes como Paco Plaza o el propio Robert Englund, mucha expectativa y expectación. Ya nos pusieron los dientes largos con el pepinazo de corto que hizo de telonero, "The Fisherman", rodado en Hong Kong por un crack, Alejandro Suárez. De It Follows, salvo algún detalle que chirría, poco hay que decir que no sean piropos. Clásico instantáneo que en contra de lo que opinan muchos, poco tiene de retro o de lenta, su ritmo es cojonudo, y es moderna como pocas, un ejemplo más de que los Creepypastas se van abriendo camino a la gran pantalla, ya fuera de videojuegos e internet, reflejando los miedos de las nuevas generaciones. Espléndida metáfora a las recurrentes advertencias sobre el sexo promiscuo y las ETS.


It Follows
(It Follows)


⇩PUBLICIDAD⇩