Sitges 2017: Resumen del día 9 (Jupiter´s Moon, Feliz Día de Tu Muerte...)

A estas alturas está todo el pescado vendido. El del puerto de Sitges sí, pero el de su palmarés también. A la hora que leáis esto probablemente estaremos tuiteando desde @aullidoslive el resultado de lo que el jurado ha decidido premiar en esta (magnífica) edición del 50 aniversario.

La última píldora de la sección oficial ha venido desde Hungría y con pedigree: Jupiter’s Moon, la ultima película de Kornél Mundruczó, director de la excelente ‘White God’. Esta vez vuelve con su particular visión de la política social y el fantástico, centrado en un inmigrante ilegal disparado en la frontera. Al contrario de lo que dictarían las leyes de la física, el muchacho en vez de caer en peso muerto adquiere la capacidad de volar. Con la ayuda de un doctor y tras escapar del campamento de refugiados, el joven “superhéroe” se convertirá en algo más que un tipo volando entre fronteras. Dos horas de lo que parece es una pinchada para Mundruczó, que sigue con su estilazo habitual pero cae en una tediosa trama nada bien recibida en ese pase de las 08:30h. Veremos qué tal funciona fuera de las paredes del festival, algo que puede ayudar en algunos casos (‘Tragedy Girls’, ‘Dave Made a Maze’) o perjudicar de mala manera (‘November’, ‘Thelma’ o esta misma película).

Opuesta en intenciones y resultado ha sido el paso más comercial de la edición, con la última producción Blumhouse: Feliz Día de Tu Muerte. De nuevo se repite (jiji) la estructura y premisa de ‘Atrapado en el Tiempo’, esta vez bien diluido en el modelo del slasher noventero. La historia de una universitaria asesinada el día de su cumpleaños y maldecida con repetir una y otra vez la jornada, utilizando este “don” para intentar averiguar quién es su misterioso asesino. Psychokiller con careta de bebé, violencia cohibida y mucho, mucho morro, ha sido todo un regalo para desengrasar la intensidad de los últimos días. En otras palabras, nos lo hemos pasado TETA: humor teenager, petardeo como contexto y personajes extraidos directamente de la última temporada de ‘Scream Queens’. Muy mal le tiene que ir para no ser un hit en taquilla. La hemos agradecido como lluvia en desierto.

Hace unos meses el mismísimo Kevin Smith compartía por twitter su opinión sobre cierta película que le había hecho llorar cual niño pequeño. Era Brigsby Bear y, para suerte de los asistentes a Sitges, hoy se ha podido ver en la sección oficial discovery. Decir mucho de ella es arruinar un poco la experiencia, pero intentaremos dar las pistas suficientes para animar a verla: James (el cómico de SNL y coguionista de la cinta Kyle Mooney) vive en un bunker con sus padres (interpretados por Mark Hamill y Jane Adams), aislados de lo que parece una especie de radiación capaz de tumbarte muerto. A sus treinta años, el único contacto con el exterior para James son las cintas de Brigsby Bear, un simpático oso y viajante espacial que le enseña los secretos de la vida tal y como debe ser vivida. Lo que sigue a continuación es una maravillosa historia sobre la aceptación, la pasión por el cine y los valores de la familia. Una auténtica genialidad que ha arrasado en opinión y que, para muchos, sería premio del público si compitiera en sección oficial. Impresionante a todos los niveles… y totalmente comprensible lo de Kevin Smith. Imposible que no te robe el corazón. Directa al top del festival.

La Tramuntana también ha sido escenario para la vuelta de John Cameron Mitchell, el inquieto y bohemio director de esa obra maestra que es ‘Hedwig and the Angry Inch’. Basado en un relato corto del mismísimo Neil Gaiman (‘American Gods’, ‘The Sandman’) Cameron Mitchell viaja al Reino Unido de los 80, el punk y la incorrección política para volver a desarrollar sus pensamientos sobre el amor libre, la aceptación del sexo como medida de comunicación y la música como catalizador de toda inquietud. La historia de tres amigos que acaban en la fiesta de unos alienígenas (sic) a 48 horas de ser devorados por sus padres, en las que saltará la chispa con una extraterrestre (Elle Fanning) a la que se le descubrirá un caótico y anárquico mundo de explosiones artísticas: el movimiento punk británico. Horterío y corazón en un cóctel de pura originalidad que nos ha hecho reír y aplaudir con cada muestra de chabacanería e imaginación. Una película apta solo para valientes, locos y bohemios. Una fiesta con más corazón del que parece.

Y esto se nos acaba y desaparece como lágrimas en la lluvia. Mientras escribimos esta crónica nos preparamos para el maratón nocturno, en el que se proyectarán ‘Downrange’, ‘Leatherface’ y ‘Cult of Chucky’.

Pero no se acaba aquí: a las 12:·30h del sábado estaremos en directo para retransmitir en directo la selección de premios, nos pasearemos por la tarde a ver más Miike con ‘Jo Jo’s Bizarre Adventure’ y entraremos a un maratón sorpresa del que ya se sabe los títulos: la visión sobre el rodaje de la peor película de la historia de ’The Disaster Artist’ (OMFG), la inquietante y triunfadora en Cannes ‘You Were Never Really Here’ o la última y esperada entrega del bicho de ‘Jeepers Creepers 3’.

Queda mucha tela. Estad atentos, porque todavía tenemos mucho que contar.

Etiquetas: Sitges 2017