PRIME DAY: Estas son las ofertas destacadas

"Insidious: La Última Llave": Entrevistamos a su director Adam Robitel

Hace unos meses viajamos a Los Angeles para visitar el rodaje de INSIDIOUS: LA ÚLTIMA LLAVE, la cuarta entrega de la franquicia creada por James Wan y Leigh Whannell, que llegará a los cines el próximo 5 de enero.

Entre otros tuvimos la oportunidad de charlar con Adam Robitel, el director de la película en la que nos encontramos de nuevo a Lin Shaye como la Doctora Elise Rainier, la brillante parapsicóloga que se enfrenta a su más personal y aterradora caza hasta la fecha, que sucede en su antigua casa familiar.

¿Qué te atrajo de esta película?
Siempre he sido un fan de James (Wan) y de Leigh (Whannell), y conozco a James desde hace mucho. Siempre ha sido un confidente y amigo. Vi un montaje preliminar de Insidious, y también soy amigo de Lin Shaye, he estado con ella en un par de películas. Les conocía, y luego vi Insidious y aluciné. Y soy fan desde entonces de la saga.

¿Hay presión al hacerse cargo de una franquicia como ésta?
Definitivamente. No tanto de los ejecutivos o poderes al mando, sino más bien una auto impuesta, por lo mucho que admiro a James y a Leigh, considerando al primero un maestro del horror moderno, como si jugara contra Michael Jordan. Al mismo tiempo quieres introducir cosas nuevas en la ecuación.

¿Tuviste ayuda/aportes de James Wan? siendo productor, co-creador del universo Insidious...
Sí, tuvimos una charla al principio donde me dio unas indicaciones y consejos, e incluimos un par de piezas en la película que salen directamente de su mente “demente” (risas)

¿Cuál es el planteamiento general de la película?
Es una historia de origen, en realidad. Elise es la super-heroína de la franquicia, claramente, y trata de su educación y de algunas de las cosas no tan buenas de su infancia. Se ha formado una unión familiar entre Elise, Specs y Tucker, que se han mudado con ella, siendo unos tipos algo descuidados. Spectral Sightings recibe entonces una llamada que les hace volver a su casa, ocurren cosas que van reabriendo viejas heridas y llevándoles por una auténtica madriguera de conejo. Hay una nueva entidad muy chula en esta película por la que estamos muy
emocionados.



¿Cómo es tener a Leigh Whannell en el set?
Es un auténtico placer. Los dos primeros días estaba un poco nervioso, por si le parecía que mis decisiones habían sido correctas, pero me apoyó mucho. Cuando llegas a una franquicia la gramática está fijada, los personajes definidos, así que lo tuyo es más bien guiar al barco, y él ha sido una ayuda, lo hemos pasado genial.

¿Qué supone esta franquicia para el terror?
La generación más joven no recuerda Poltergeist, y siento que Insidious es el equivalente de ahora. La genialidad de la película es que a mitad de metraje ya han decidido marcharse de lacasa, lo que era una idea refrescante. También el concepto de astroproyección, del niño encantado y no la casa, conceptos novedosos y, como he dicho, añades la habilidad de James de generar sustos y personajes interesantes por los que te preocupas. Luego está la gran relación que crean Rose (Byrne) y Patrick (Wilson), que es la clave para que te atrape, como suele decir James, lo mucho que te identificas con los personajes. Y Lin eso lo tiene dominado. Puedes pedirle que vaya y mire una grieta del suelo y lo hará interesante, se entrega al 110%, y se implica en todo lo que hace, y eso se nota.

¿Qué opinas de tener una heroína tan atípica en cuestión de edad como es Linn Shaye?
Me encanta. En mi primera película, The taking of Debra Logan, teníamos una actriz mayor, y cada vez tienen menos oportunidades. Para Linn, tener este renacimiento en su vida, y ser una estrella internacional, es maravilloso. Ella es tremenda, y muy graciosa también. Elise atraviesa un infierno pero Lin tiene un sentido del humor oscuro; me encanta que tenga tanto éxito.

¿Crees que películas como estas o la saga The Conjuring han creado una nueva ola para el género en Hollywood?
No sé si nueva ola ya que siempre ha habido un sitio para la historia de fantasmas. Quiero decir que incluso la Biblia es una historia de fantasmas. La historia de fantasmas es motivación para las narraciones, porque todos queremos creer que hay algo más, y es por lo que estas ideas son duraderas. Pero creo que James sin duda ha podido motivar toda una nueva serie de historias.

Como director, ¿cómo de dependiente estás de las labores de los actores?
Me encanta actuar, es realmente mi fuerte, si os soy sincero aún estoy aprendiendo sobre lentes y la parte técnica de la dirección. Pero era actor y hablar con los actores se me da bien, y parte de mi trabajo es quitarme de en medio, y si he hecho bien mi trabajo en el casting es un placer. Normalmente hacen cosas fantásticas y cautivadoras, y tienes que encontrar la humanidad en ellas, y la honestidad de su actuación.



Hemos estado preguntando a todos por experiencias paranormales reales que hayan podido sufrir, ¿nos cuentas la tuya?
Crecí con historias que daban mucho miedo. Mi abuela, una mujer alucinante, vivía en los bosques de New Hampshire y tenía un tipo de tablero de Ouija más antiguo, creo que se llamaba tabla de “Soraya”, más comprometido, y durante 7 años -y tengo primos que siendo ya hombres de negocios adultos no quieren hablar de ese periodo- se manifestó físicamente. Al morirse su perro le preguntaron al tablero dónde estaba, éste marcó que miraran a la chimenea y los troncos cayeron con la forma de un collie. Crecí con estas historias pero a mipersonalmente no me ocurrió ninguna, pero me daban un miedo tremendo. Ella murió hace varios años y estoy esperando a que me visite.

Ya nos has hablado sobre trabajar con James (Wan), pero ¿puedes compartir con nosotros algunos de sus consejos?
Gran parte de ello ha sido simplemente estudiar su estilo, usar los silencios, los sustos, mostrar al espectador algo en la habitación que quizá el personaje no ha visto, mucho es el tempo, el ambiente, también jugar contra lo esperado. Es interesante, ahora que estoy en ello, hay un número limitado de sitios de donde puede aparecer algo, y James es un maestro del despiste. Hace que tu ojo vaya hacia un sitio y de repente sale de otro. Mucho es ser un poco mago y sacar el conejo cuando no miras. El sonido hace mucho, una gran parte. Si ves Psicosis sinla banda sonora de Bernard Herrmann es un poco tonta, a veces. Sonido y música. La anticipación, más que el susto, que sólo dura un momento. Si ya empiezas con una propuesta cargada, tu villano, entidad monstruo, tiene dientes, puede causar daño, y luego tienes algo en juego. Por eso en los Slasher, donde muere alguien cada 10 minutos, te desensibilizas y deja de importarte. De mi primera película, podemos buscar ahora un trailer y ver a un piloto jordano siendo quemado vivo. Tenemos imágenes terribles a nuestra disposición en internet, así que ya no se trata de las imaginería, sino del contexto en el que se te da esa imagen.

¿Qué disfrutaste más?
Hasta ahora, ha sido muy divertido y creo que a la gente le encantará la actriz que hace de Elise de joven, Ava Kolker, van a hablar de ella, se parece algo a Vera Farmiga.

¿Esta entrega es una continuación de la tercera?
Sí, unos meses después, el primer caso en realidad. Se conocieron en la 3, ellos eran un poco charlatanes y no hacían el trabajo, así que aquí empiezan, realmente, y se unen como compañeros.

¿Planes de futuro?
Tengo un proyecto de tele. Es gracioso, porque te ves como un creador de contenido, pensando ¿cómo creo un nuevo Insidious? Y cuando partes de esa premisa de cuál es el nuevo “ello”, es duro, tienes que empezar por una idea.

Por Francis Díaz