Entrevistamos a Manu Riquelme, autor de "Adopta un Monstruo"

Manu Riquelme (Murcia, 1983) no esconde su amor por el género en ninguna de sus facetas: escritor, guionista y dibujante, el murciano impregna sus obras de una buena mezcla de humor y referencias pop -véase como ejemplo el divertidísimo corto ‘Marcial Z’, cuyo guion firmante mezcla ‘Médico de Familia’ con el género de muertos vivientes- que harían temblar al mismísimo Joss Whedon.

De esta batidora referencial aparece su última novela, ADOPTA UN MONSTRUO.COM, una historia de terror adolescente capaz de invocar los espíritus de Stephen King, Kevin Williamson y las apps de ligar sin perder un ápice de frescura.

¿De dónde aparece ‘Adopta un monstruo.com’?
De un día con 40 de fiebre y una idea que me hizo mucha gracia: la de unos monstruos que utilizan una app de ligar tipo ‘Badoo’ o ‘Adopta un tío’ como plataforma para contactar con chicas y devorarlas. De esa idea salió un tratamiento y de ahí, tres meses después, directamente la novela.

¿Veías necesario introducir las redes sociales (YouTube, Facebook, Tinder) en una historia de terror como esta?
Sí, bajo mi punto de vista era necesario, sobre todo cara a esos ‘millenials’ que serían el lector potencial del libro. La novela maneja un lenguaje que utiliza estas tecnologías, y ayuda a que historias que se contaron de manera parecida en los 80 o mediados de los 90 tengan el ‘plus’ de estar ambientadas en la actualidad. Siempre hay que jugar con estos avances tecnológicos para introducir al nuevo lector en la historia.

Vivimos una época de oro del terror, pero no tanto de la comedia de terror… ¿qué referentes has rescatado?
Siempre he sido un consumidor de terror, tanto del género en general como de la comedia de terror. En ese caso sí que he visto la vista un poco hacia atrás y me he basado en películas icónicas como ‘Jóvenes Ocultos’ o ‘Noche de Miedo’. Pero también con referentes de mediados de los 90: ‘Scream’, ‘The Faculty’ (a la cabeza)… Siempre digo que podría ser una película de DIMENSION pero con un tono costumbrista español.

¿Podría existir una película de tu libro?
Ojalá, pero por razones de presupuesto en España sería difícil (risas). Quizás tendría que tirar a la animación, porque hay monstruos y no se corta nada a la hora de reflejar escenas gore. Habría que reescribirla bastante para que fuera una película, y ya española sería bastante peliagudo.

Sí, porque tiene elementos muy españoles, como por ejemplo ambientarla en Vallecas.
Eso sí, siempre he jugado con el costumbrismo. Lo que hacen un poco Álex de la Iglesia y Paco Plaza en sus películas, desde ‘El día de la bestia’ hasta ‘REC 3’. Es algo que siempre me ha parecido muy interesante, al fin y al cabo somos españoles y hay que reivindicar un poco que somos de aquí. Por ejemplo la protagonista de la novela, Lola, quiere ser una teenager americana, con taquilla, bailes de instituto… pero al fin y al cabo vive en Vallecas y lo que la rodean son descampados y calimochos. Me parecía muy divertido jugar con esa dicotomía.

Otros autores tienen un poco de complejo, ambientando sus novelas en USA…
En mi caso no, siempre intento abrazar un poco el costumbrismo y mezclarlo con elementos fantásticos, que es el tipo de género que me interesa.

¿Pretendes introducir a las nuevas generaciones en el terror o también quieres incluir al lector que se ha criado en los 80s y 90s?
Creo que juega a dos bandas. Sí que es cierto que hay bastantes referencias al cine de esas décadas, pero al introducir nuevos elementos –como por ejemplo narraciones epistolares en forma de ‘Whatsapp’- pueden empatizar con un lector más joven. Y aunque haya referencias que al lector se le puedan escapar siempre pueden acudir a Google y conocer películas nuevas.

Hablas de género epistolar y es imposible no recordar a ‘Drácula’, ¿qué referentes literarios tiene la novela?
Pues precisamente Drácula es uno de los referentes, incluso casi a nivel de broma. Me parecía muy divertido que un grupo de ‘millenials’ se enfrentasen a un ente sobrenatural desde el punto de vista de las nuevas tecnologías. En el caso de Drácula se carteaban a través de correspondencia, aquí lo hacen a través de grupos de Whatsapp. Cosa que me parece muy creíble, porque si un grupo de adolescentes se tienen que enfrentar a algo parecido hoy en día lo primero que harían sería abrirse un grupo de Whatsapp.
Más referentes… la sombra de Stephen King es bastante alargada, en su vertiente más juvenil sobretodo. Novelas como ‘IT’ o ‘El misterio de Salem’s Lot’. Luego autores más cómicos como Christopher Moore también sobrevuelan las páginas de la novela.

Autores que en el relato hacen cosas que en cine jamás veríamos.
La literatura nos permite ahondar un poco más en los personajes, la forma en la que piensan. No quería quedarme con los estereotipos de la rubia tonta o el atleta. Lo que me permitía este tipo de narración más literaria es a jugar con estos estereotipos, los cambios de roles y hacer que te caigan bien personajes que en otras circunstancias no te caerían bien por sus tópicos.

¿Te ves como un autor de género de horror/fantástico o te atraen otros géneros?
Pues curiosamente esta es mi primera novela abiertamente de género de terror, pero me he encontrado muy a gusto y creo que repetiría. Mis dos anteriores novelas (‘Dos puntos cero a la izquierda’ y ‘Videoclub 84’) tienen algún elemento, pero no son abiertamente fantásticas.
He crecido viendo cine de terror y cine fantástico y eso siempre se deja ver en lo que hace uno.

¿Estás trabajando en algún proyecto o novela?
Sí, justo ahora estoy escribiendo una novela corta o novelette, también de género de terror. Se ambientará en la noche de Halloween pero aquí en España, en 2016 (cuándo salga el libro sabréis por qué), con lo que tendremos también costumbrismo, terror y referencias a mansalva.

Por Carlos J.Marín

Etiquetas: Entrevistas - Manu Riquelme