Festival de Sitges 2018. Día 5 (Lars Von Trier y todo lo demás...)

Quinto de diez días de festival, o lo que es lo mismo, ecuador de una edición que ya ha jugado la mitad de sus cartas. Basta pasearse por redes sociales para ver cómo se imponen dos favoritas de la sección oficial: la fantasía metalo-vengativa ‘Mandy’ de Panos Cosmatos y la comedia lisérgica ‘Under The Silver Lake’ de David Robert Michell.
Ambas tienen los mismos números de llevarse premios a dirección y/o mejor película, así que atentos a la competencia que pueda presentarse en los próximos días.

Fuera de competición se ha presentado hoy ‘The House That Jack Built’ (Lars Von Trier, 2018). Narrada como una confesión del protagonista a Virgilio, la película muestra -en cinco incidentes y un epílogo- la vida de un asesino en serie obsesionado a lo largo de doce años. La nueva obra del danés loco venía precedida de la habitual polémica y controversia, derivada de las deserciones y abucheos en Cannes.

Nada más lejos de la realidad: el film ha resultado ser un excelente retrato psicológico que, a medida que avanzaba su metraje, se transformaba en una autoreflexión sobre la creación y el dolor/amor asociada a su proceso. Von Trier parece ponerse a merced de su audiencia, abriendo sus más profundos miedos e incluso confesándose culpable de la psicopatía contra la mujer que suele asociarse a su cine. Una de las mejores películas de esta edición.

Ya dentro de competición se ha proyectado otra rareza: ‘Pig’ (Mani Hagighi, 2018), comedia iraní del responsable de ‘A Dragon Arrives!’. Su protagonista es un director de cine cincuentón, en horas bajas y vetado por el gobierno, que intenta recuperar las riendas de su vida al mismo tiempo que un asesino en serie obsesionado con cineastas campa a sus anchas por Teherán. Más preocupada en su personaje principal que en cualquier misterio que le rodee, la película ha sentado fatal en un público que no ha conectado ni con su humor -¿iraní?- ni con su mensaje. Puntuaciones bajas en la salida para un film del que muchos nos preguntamos su selección a competición.

La tarde ha dado luz a ‘Freaks’ (Zach Lipovsky & Adam B. Stein, 2018), la ópera prima de este dúo canadiense surgido del reality ‘On The Lot’. Chloe tiene 7 años y vive encerrada con su padre, un obsesivo ermitaño que la prepara para un mundo que “quiere acabar con ella”. Pero Chloe quiere salir al exterior y ser como el resto de niños, situación complicada cuando un camión de los helados -conducido por el siempre estimable Bruce Dern- le haga ver que hay una verdad sobre su familia que su padre ha mantenido oculta todos estos años.

Propuesta scifi de bajísimo presupuesto, la película logra escaparse del tufo de piloto para network gracias a un tercer acto apañado, quizás con demasiadas esperanzas en continuar la historia que ha presentado en su primera hora. No pasará a la historia del festival y no aparecerá en ningún ranking al acabar esta edición, pero el público parece habérselo pasado bien tras el cálido aplauso del final.


La noche ha acabado con otra entrada en la sección oficial a competición: la de ‘Un Couteau Dans le Coeur’ (Yann Gonzalez, 2018). Ambientada en el mundo del porno gay setentero, la película narra la serie de asesinatos relacionados con una pequeña productora de cine X, cruzando el misterio con la relación autodestructiva de la directora (Vanessa Paradís) y su montadora. Hiperestilizada hasta decir basta, la película es un excelente giallo que entrelaza el estilo de Argento con las inquietudes del Almodóvar más queer. Colores vibrantes, asesinatos imposibles, misterio con trasfondo en un pasado traumático y secundarios kitsch. Una pequeña joya, imposible de descubrir si no fuera por festivales como Sitges.

Mañana (ya hoy cuando leas estas líneas) comprobaremos si S. Craig Zahler (‘Bone Tomahawk’, ‘Brawl in cell block 99’) sigue en forma con ‘Dragged Across Concrete’, así como echarle un ojo a ‘Fuga’ (lo nuevo de la directora de ‘The Lure’), el terror latinoamericano de ‘Muere, Monstruo, Muere’ o la reconstrucción de los crímenes del Black Metal con ‘Lords of Chaos’.