Crítica de "Alita: Ángel de Combate" (***). Estreno el 15 de febrero.

¿Qué esperar cuando ya no se espera nada? Como mínimo, acción. En el marco postapocalítptico de Alita la necesidad bajo la ciudad es otra: una fuerza que sostenga y enfríe el mal que inocula la última gran ciudad flotante, Zalem, a los despojos de una civilización babilónica, Iron City, condenada a soñar con ascender a través de la muerte y del espectáculo. Como hoy, pero sin redes sociales. Cuando el Doctor Ido (Christoph Waltz) descubre un antiquísimo cyborg capaz de pensar como ser humano, cae sobre la banal resistencia del mundo arrasado un anhelo retórico: ¿qué queda allí arriba que merezca tanto la pena? Alita (Rosa Salazar), restaurada y en pie en esa nueva tierra de la chandala cyberpunk, construye sus recuerdos sobre las urgencias del argumento y sobre todo de la vida en un sitio hostil y decadente, entendiendo que sirvió y puede servir a fuerzas superiores y que quizá necesite liderar contra aquello lejano que flota y oprime. Mientras tanto, redescubre el amor a través de un muy trabado romance con un humano, Keean Johnson, cuya particularidad y modo de vida -desguazar otros cyborgs para vender sus piezas más valiosas al maligno- terminará planteando, claro, alguna que otra diatriba. Hasta aquí, insuficiente como para pasar a la historia.

Paramount cancela "Guerra Mundial Z 2" por su elevado presupuesto

Tras muchos retrasos parecía que GUERRA MUNDIAL Z 2 iba a ser una realidad con un tándem de lujo: David Fincher detrás de las cámaras y Brad Pitt de protagonista, lo que se hubiera convertido en su cuarta colaboración tras Se7en, El Club de la Lucha y El Curioso Caso de Benjamin Button.

Sorteamos packs de merchandising de "Alita: Ángel de Combate"

De los visionarios cineastas James Cameron (AVATAR) y Robert Rodriguez (SIN CITY), llega ALITA: ÁNGEL DE COMBATE, una aventura épica de esperanza y empoderamiento. Cuando Alita (Rosa Salazar) se despierta sin recordar quién es en un mundo futuro que no reconoce, Ido (Christoph Waltz), un médico compasivo, se da cuenta de que en algún lugar de ese caparazón de cyborg abandonado, está el corazón y alma de una mujer joven con un pasado extraordinario.

Crítica de "The Prodigy" (*** ½). Estreno en cines el 8 de febrero.

La buena salud del género de terror es siempre una buena noticia, pero a veces las tendencias pueden dejar también ciertas secuelas que, a primera vista, no son del todo perceptibles sin una perspectiva temporal. El inconveniente de ir tocando los subgéneros hasta sacarles todo el jugo es que parece que en las productoras se ponen de acuerdo para ir revisando nuevos filones olvidados. En el caso de The Prodigy estamos ante una resurrección en toda regla del tema del hijo con sorpresa, el niño cabrón y/o poseído. Por vicisitudes del big data o casualidades no planeadas, nos encontramos que en 2019 también tendremos la producción de James Gunn Brightburn y la irlandesa The Hole in the Ground, cada una con su particularidad distintiva.