CRÍTICA DE DEADPOOL 2

Por Francis Díaz Fontán
 
Parece extraño que precisamente en 2018 se vaya a decir eso de “La peli de súper- héroes más esperada del año”, y no sea refiriéndose a Black Panther o la más evidente aún Infinity War, pero o cierto es que para muchos, 2018 es el año del regreso de Deadpool, evento que esperamos muchos como agua de Mayo desde que nos maravillamos con aquella brillante gamberrada que fue la primera parte.

"Deadpool 2" ya ha llegado a nuestras pantalllas y nos trae muchas sorpresas, además de todo lo que ya sabíamos, como la aparición de Cable interpretado nada menos que por Josh Brolin, que este mismo año se ha llevado el gato al agua con su versión de Thanos para Marvel Studios, pero que nos demuestra aquí que tiene más madera de bueno de los que nunca dicen “Muerte” que de villano genocida. Simplemente le queremos más así.

La peli es justo lo que uno espera y ansía de una secuela de Deadpool: Acción brillante, humor ácido, lenguaje irreverente y una lógica que desafía muuucho más que la cuarta pared para otorgarnos un nuevo capítulo en el sinsentido de la meta- narrativa surrealista peliculera.

Y por supuesto, "Deadpool 2" tiene todavía más de lo que nos esperamos, empezando por pequeñas sutilezas que nos hacen desear que todo el universo mutante lo diseñara el equipo de arte de Deadpool, y continuando con elementos importantes de la trama, como la formación del equipo X-Force, con unas secuencias de reclutamiento y estreno en la acción que valen oro (al igual que el resto de la peli, para ser justos).

Por último, mencionar que el contenido emocional de la peli es más rica que en la anterior, y, como nos cuenta el propio protagonista en distintas piezas de promoción, estamos ante una peli “familiar”, más o menos... ¡Aunque no os llevéis a los niños a verla, por supuesto!!

Tendremos que esperar unos años antes de la próxima aventura de Deadpool, que aventuro a decir que la habrá, pero mientras nos entretenemos con otras entregas de la saga mutante como New Mutants o X-Men Dark Phoenix, pero esta peli, como su predecesora, ha sido un soplo de aire fresco para el género, y el recordatorio de que podemos disfrutar de un Marvel 100% libre de perezosos formulismos.

Lo Mejor: La formación y debut de X-Force, el carisma de Ryan Reynolds, que se respira incluso a través de una máscara tan tupida, y los títulos de crédito iniciales.

Lo Peor: Que tendrás que esperar a que tus hijos crezcan para poder compartir con ellos una de las pelis más desternillantes del género superheróico.

 
CRÍTICAS RECIENTES