CRÍTICA DE ATÓMICA

Por Francis Díaz Fontán
 
De la mano de David Leitch, famoso director de especialistas de acción, y codirector del primer John Wick (2014), nos llega ATÓMICA, una adaptación de la novela gráfica de 2012 La Ciudad Más Fría (Por Johnston y Hart), y que viene con un estilo absolutamente apabullante, y una realización tremendamente rica, que desde el prólogo hasta el final de la peli no dan ni un respiro.

La historia se ambienta en el Berlín (los Berlines) de finales de los 80, en los últimos momentos del muro, en que en la permanente lucha entre espías de uno y otro bando de la guerra fría, que ya empezaban a saborear el final de su juego, pero al que, tristemente, siguen jugando con el mismo ímpetu.

Aquí es donde entra nuestra prota, Lorraine Broughton, interpretada por una inmensa Charlize Theron que nos recuerda su nivelón en escenas de acción como ya hizo en Æon Flux (Karyn Kusama, 2005). Unas escenas que están especialmente bien rodadas, como se podría esperar de un director técnico como Leitch.

El resto del cast también es formidable, con James Mcavoy volviendo a hacer alarde de su versatilidad, un John Goodman que sabe darnos mucho con muy poco, y un personajazo de Bill Skarsgård (nuestro inminente Pennywise) que es pequeño, pero decisivo, y en menor medida, Sofia Boutella, a la que hemos conocido este año en La Momia (Alex Kurtzman, 2017). Y, por supuesto, ese secundario que siempre que aparece, enriquece la secuencia, como es el exquisito Toby Jones.

La banda sonora merece un apartado propio, porque decora la acción con todo el sabor de la época en la que se ambienta a base de pop rock ochentero a todo volumen, y, desde el Major Tom de Richard Schilling, al Under Pressure de Queen, pasando por los 99 Luftballoons de Nena, se podría decir que ésta es la cinta con más contenido de los Top Forty de los 80 desde Watchmen (Zack Snyder, 2009).

Más allá de las escenas de acción (Matrícula de Honor), y la banda sonora (Sobresaliente), tenemos una trama con la clásica tendencia a mantener al espectador confundido, manipulado, o entre tinieblas, y un montón de momentos destinados a seguir acomplejando la conspiración, y de situaciones de idas y venidas, de cambios de rumbo de personajes, y de sorpresas inesperadas, que hacen que la película parezca más aparatosa y compleja de lo que realmente es, y
hace que la trama se alargue, y lo que es peor… se haga pelín larga.

Lo Mejor: Muchas cosas, pero sobre todo la acción, la realización, la música, y, sobre todo, la ambientación.

Lo Peor: Se hace larga. Como ya he dicho, muchos eventos, mini situaciones, y giros de trama la hacen más aparatosa de lo necesario.
 
CRÍTICAS RECIENTES