CRÍTICA DE GHOST IN THE SHELL

Por Francis Díaz Fontán
 
Tratándose de una adaptación, y más de una con un trailer tan sugerente, y en el que encontramos planos prácticamente calcados de la adaptación a anime de 1995 del manga de Masamune Shirow “Ghost In The Shell”, es importante dejar clara una cosa: es una adaptación muy libre, que calca alguna cosilla, re-dibuja algunos momentos, y literalmente se saca de la manga un enorme puñado de situaciones, empezando por la trama principal, y las motivaciones e inquietudes personales de la protagonista.

Aquellos que esperen una adaptación literal de la novela de Masamune o del anime de Mamoru, ya pueden ir desenganchándose, eso no es lo que les espera aquí, esta película es uno de esos extraños casos en que en plena era de adaptaciones textuales iniciadas por Harry Potter y El Señor De Los Anillos y de mejor salud que nunca gracias a productos como Juego de Tronos o algunas películas del universo cinematográfico de Marvel, adapta de forma totalmente libre y cuenta su propia historia, basada en el material original, eso si, pero no obsesionada por calcarlo.

Dicho esto, ahora que el principal problema potencial para muchos de los posibles espectadores ha sido aclarado, centrémonos en lo siguiente: la película es absolutamente sólida, visualmente espectacular, y equilibrada, sabe lo que quiere contar, y lo hace tremendamente bien, cumpliendo todos los objetivos narrativos, dramáticos, emocionales y épicos que se marca. Si se ve con sus fuentes de inspiración en la cabeza, seguramente se quede corta, ya que se centra más en lo narrativo y lo personal que en lo intelectual y lo metafísico, como sucedía en el anime, y que puede ser lo que muchos echen de menos, y lo que haga que muchos no sean capaces de disfrutar de la cantidad de virtudes del filme, que profundiza mucho en el personaje de la Mayor, y amplía .

Scarlett está inmensa en el papel de la mayor Kusanagi, la mejor del elenco seguida de cerca por Takeshi Kitano, que interpreta, como ya vimos en los trailers, a Aramaki y Pilou Asbaek, con quien Scarlett ya coincidió en Lucy (Luc Besson, 2014), que interpreta al Bateau perfecto. Julliette Binoche se lleva la peor parte, en gran medida debido a un personaje sin suficiente sustento dentro del conjunto, y algo tópica en bastantes momentos.

En conjunto, un entretenimiento de ciencia ficción futurista con estética cyberpunk que, si bien por debajo de sus antecesoras ilustradas, es un gran producto, por encima de la media de lo que el blockbuster nos suele ofrecer.

Lo mejor: El elemento visual, especialmente el paisaje de New Port City, asediado por una de las formas más invasivas de publicidad urbana

Lo peor: A la hora de modificar la trama original, toma un camino que hemos visto muchas veces.
 
CRÍTICAS RECIENTES