CRÍTICA DE PACIFIC RIM: INSURRECCIÓN

Por Francis Díaz Fontán
 
Pacific Rim: Insurrección, la (a priori) innecesaria secuela de la película de Guillermo del Toro ha llegado un lustro después de aquella y lo ha hecho con un lavado de cara que le ha sentado de maravilla, en la que John Boyega, el actor de la nueva trilogía de Star Wars, sustituye a Charlie Hunnam como protagonista. Además está acompañado de un genial elenco de secundarios (algo que también ocurría en la primera entrega).

La acción de Pacific Rim: Insurrección transcurre diez años después de la primera película y en ella nos encontramos con una trama más elaborada y rica, y una dinámica de personajes más sencilla, intuitiva, y a ratos interesante, con la presencia de una patrulla de cadetes de pilotaje de Jaeger al más puro estilo de "El Juego De Ender", pero con tintes mucho más amables.

John Boyega interpreta al hijo del Mayor Pentecoast -el personaje de Idris Elba de la peli anterior- que pasa de un estado más que disperso (todo un clásico del género) a liderar a los buenos ante una amenaza muy desconcertante, que no desvelaremos porque vale la pena saborearla en la sala.

En la dirección, encontramos al veterano Steven S. De Knight, responsable de éxitos televisivos como "Daredevil" y "Spartacus", quien nos demuestra lo bien que saben hacer su trabajo, y consigue que no echemos de menos en ningún momento a Del Toro gracias a su buen hacer detrás de las cámaras. La acción, las criaturas, los diseños de los Gundam, la música, el elemento narrativo, y el ritmo están muy conseguidos en esta segunda entrega, que deja con muchas ganas de más.

Entre los actores secundarios, destacan Cailee Spaeny y su personaje, que si bien puede considerarse un cliché, consigue darle su propia personalidad. Por su parte Scott Eastwood nos brinda algunos momentos inolvidables con los que se gana al público. Sin embargo, la gran sorpresa ha sido John Boyega, derrochando personalidad canalla, y con un papel muy distinto al rol tan tremendamente neutro que interpreta en Star Wars.

Lo Mejor: La presencia de personajes de la anterior película, los cadetes de piloto, y el mini Jaeger casero.

Lo Peor: La ausencia del personaje de Ron Perlman.
 
CRÍTICAS RECIENTES