CRÍTICA DE ALIEN: COVENANT

Por Franc Ferrer
 
Este año ha ocurrido lo que parecía impensable hace tiempo: se estrena la secuela de (la muy irregular para algunos, genialidad para otros) Prometheus (Ridley Scott, 2012) mientras que el ALIEN 5, que iba a dirigir Neil Blomkamp (director de District 9, y C.H.A.P.P.I.E, entre otras), parece haber sido cancelada definitivamente.

Y esto es algo curioso, porque muchos se quedaron sin ganas de más "Prometheus" a costa de ver una nueva entrega de Alien con Sigourney Weaver encarnando una última vez a Ripley. Aunque hay que reconocer que los últimos trailers y prólogos de ALIEN:Covenant (Ridley Scott, 2017), habían llamado mucho la atención (incluso entre aquellos que salieron defraudados con Prometheus) ya que ofrece todo el elemento Alien que le faltó a la peli anterior. Y en ese aspecto, lo cumple con creces.

Para los que recuerden Prometheus como una peli muy desigual, que mezclaba de forma poco armónica una enorme creatividad y un gusto bellísimo por la imagen con una narrativa atropellada (esa Charlize Theron huyendo en la nave hacia una destrucción inexorable), se alegrarán de saber que gran parte de esa creatividad y esa belleza también están presentes en Covenant. Sin embargo cierta torpeza narrativa también está de vuelta con cabinas de colonos hibernados que están colgadas en unas endebles perchas que hacen que cualquier interferencia de neutrinos provoque una enorme pérdida de un buen puñado de durmientes; o la ausencia de protocolos anticontagio y contaminación en una misión de este calibre.

Más allá de eso, y si dejas de lado lo que en el fondo son detalles, la película nos devuelve a Alien (pero al de verdad, no una cosa medio parecida, que te recuerda, pero que no es), y cierra la aventura del Prometheus, a la vez que continúa la historia, de forma muy estimulante.

Entre el reparto destaca, como es de esperar, Michael Fassbender, que está inmenso, como en casi todo en lo que le vemos últimamente, y en el apartado técnico, tenemos un diseño de producción impecable, y una banda sonora que nos hará recordar octavos pasajeros…

En definitiva, Alien: Covenant es una apuesta digna pero que está por debajo de las dos primeras entregas de la saga, pero aconsejable para todo fan de la ciencia ficción, en especial a los que disfrutan de los xenomorfos.

Lo Mejor: La estética de algunos ambientes del planeta de los arquitectos. Y los personajes de Walter y David.

Lo Peor: Los momentos que narrativamente se sostienen con alfileres. La poca“profesionalidad” de los “profesionales” de la nave.
 
CRÍTICAS RECIENTES