CRÍTICA DE ASSASSIN´S CREED

Por Francis Díaz Fontán
 
Es muy difícil valorar una peli de este tipo, en que por un lado es una adaptación, por otro es un producto independiente, y, para muchos, conocedores de la saga en la que se basa, y amantes de la calidad cinematográfica, es un producto que ha de cumplir con ambos objetivos.

En mi caso, mi conocimiento de la saga es mínimo, se reduce a haber visto anuncios del juego en la tele, así que ése es un criterio menos a la hora de valorarla, pero en una actualidad llena de Easter Eggs en las adaptaciones, de guiños al fanboy experto, y en la que las adaptaciones presuponen el conocimiento previo del espectador (las últimas entregas de Harry Potter fueron un buen ejemplo de este fenómeno) mi desconocimiento es también algo que me impide disfrutar del producto en todo su esplendor.

Dicho esto, y asumiendo que sólo puedo valorar la película desde el punto de vista cinematográfico, empezaré mi crítica diciendo que estamos ante una peli que, por atmósfera, historia, punto de vista, y tono narrativo, no parece una mera adaptación de videojuego, sino un producto que va a por todas, para lo bueno, y para lo malo. Digo para lo bueno porque es muy gratificante encontrar una peli que profundiza en la mitología tan al milímetro, haciéndola tan creíble y tan auténtica que el espectador entra casi automáticamente. Y digo para lo malo porque la peli cae en el vicio de tomarse su propia historia demasiado en serio, como si Michael Mann metiera una cámara al hombro en la Tierra Media y nos intentara colar El Señor De Los Anillos en la sección de sucesos de un informativo.

Por otro lado, ¿no puede un creador tomarse en serio la historia que debe contar? Si Andrej Tarkowski decidiera tomarse en serio una novela de ciencia ficción espacial, o si hiciera lo mismo Stanley Kubrick, sería legítimo, ¿no? Así que no hay motivo por el que no pueda hacer lo mismo Justin Kurzel este mismo año. Y es que Assassin’s Creed es una apuesta muy firme, que va a por todas, que aprovecha a sus actores, sabe darnos buena acción, y no abusa de lugares comunes (lo cual es mucho en un periodo de 12 meses con dos pelis de Star Wars incapaces de avanzar más allá de los limitadísimos cánones de su saga original). Eso sí, vais a notar bastante el contraste entre la acción desenfrenada y momentos de thriller de reliquia al más puro estilo de Dan Brown, aunque el narrador sabe encontrar un equilibrio muy estable entre ambos géneros.

Los actores están fantásticos, empezando por Michael Fassbender (que, además, es productor de la peli), y Jeremy Irons, que siemprees una garantía, y en esta ocasión, igual que a principios de año, con Batman V Superman, ha sabido darnos un personaje que de seguro mejora lo que el guión nos tenía preparado. Aunque quizá el elemento débil del cast es Marion Cotillard, que trata su personaje con un excesivo hieratismo, lo que es lógico, considerando que interpreta a una científica muy seria y serena, pero no funciona igual de bien en momentos cuya dimensión dramática exigirían reacciones más emocionales de cualquiera, por muy sereno o científico que éste fuera.

Una mención especial merecen nuestros Carlos Bardem, Javier Gutierrez y Hovik Keuchkerian, presentes en las secuencias de la Sevilla del S. XV, momentos geniales de la historia de la película, y a la vez, versiones geniales de nuestra Historia.

Lo Mejor: Los actores, el centro secreto de Abstergo, el Animus, y… En una peli que tiene lugar en España, es una gozada que el estadio de fútbol que vemos no es ni el del Madrid ni el del Barça, señores, con ustedes, ¡El Estadio Vicente Calderón!!

Lo Peor: Es algo densa, aunque tenga motivo para serlo, algunos espectadores podrían cansarse un poco durante el visionado, o aburrirse y no llegar a conectar.

 
CRÍTICAS RECIENTES