CRÍTICA DE IT FOLLOWS

Por Ignacio Estrada
 
Con un presupuesto de dos millones de dólares y avalada por buenas criticas en todos los festivales por los que pasó el año pasado, “It Follows” llegó a la cartelera americana el pasado 12 de marzo proyectándose en tan sólo cuatro cines recaudando más de 40.000 dólares por copia. Esto provocó que la película llegase hasta las 1.200 salas unas semanas después. ¿Cuál es su secreto? Pues simplemente mezclar buen cine indie americano con terror usando una historia que engancha. Además “It Follows” nos descubre a un director/guionista (David Robert Mitchell) con mucho que contar y una actriz (Maika Monroe) que poco a poco esta dando mucho que hablar.

El argumento de “It Follows” es una especia de “tú la llevas” con tintes sexuales. Una chica se acuesta con un chico. Después del acto éste le cuenta que le ha pasado una maldición y que para poder deshacerse de ella deberá acostarse con alguien y traspasársela. Esta es la premisa de “It Follows” (cuyo referente más cercano es ‘The Ring’) pero aquí la historia no se adentra en el terror puro ya que también la historia ahonda en la mala decisión tomada por la joven y como esta le persigue y atormenta. El guión de David Robert Mitchell resulta muy común en el cine indie pero el trasfondo puede sorprender a los aficionados al género. Estamos hablado de una historia cercana a “Déjame entrar” en su versión sueca. Da muy mal rollo, pero analizándola fríamente es más romántica de lo que aparenta.

Robert Mitchell tiene un referente clarísimo en la cinta, y ese es John Carpenter y en especial “La noche del Halloween”. Aunque la historia no se parezca en nada, la manera en la que este usa el formato scope recuerda mucho al director neoyorkino. La cinta arranca con un plano secuencia donde una chica huye de su cara en ropa interior y tacones. El uso de la música y el ruido de los tacones ya genera una tensión que será resuelta maravillosamente en los siguiente planos. Y así con casi toda la película. Atentos al momento de la playa también. No se extrañen si de vez en cuando se les cuelan planos más poéticos (ese mosquito en el brazo) que forman parte de la escuela independiente americana, muy apreciada por muchos ( pero también repudiada por otros).

Si Carpenter es un referente visual, también lo es en el apartado sonoro. No sólo por el uso de la música compuesta Rich Vreeland AKA Disasterpeace, sino por el uso del sonido natural que se hace en muchas secuencias.

Como apuntábamos en la introducción, Maika Monroe, a la que hemos visto recientemente en “The Guest” (cinta con la que “It Follows” comparte muchos elementos nostálgicos) es otro de los aciertos de la cinta. Muchos de los momentos de tensión y drama recaen en su interpretación. Atentos al citando momento en la playa o ese final donde se le escapa una lágrima. Sin duda estamos antes una actriz que dará mucho que hablar en el futuro.

“It Follows” es una maravilla nostálgica que demuestra que con poco dinero se puede generar muy mal rollo y no es necesario tirar de “found footage”. Es más una cinta mal rollera que de terror puro, pero es que muchas veces el sugerir es más interesante que el mostrar.

Lo mejor: La dirección de David Robert Mitchell y la interpretación de Maika Monroe.

Lo peor: Que muchos le darán la espalda por no ser una cinta de terror puro y duro.
 
CRÍTICAS RECIENTES