CRÍTICA DE DOCTOR EXTRAÑO

Por Francis Díaz Fontán
 
Después de ser brevemente mencionado por Robert Redford en Captain America: Winter Soldier (Hermanos Russo, 2014), el Dr. Stephen Strange entró en el punto de mira peliculero de los fans, y por fin tenemos la oportunidad de conocer a la versión cinematográfica del Doctor Extraño que Marvel Studios ha preparado para nosotros.

Y el resultado es justo el que podríamos esperar, una película visualmente fiel al material original, bien estructurada, muy divertida, y, si bien, es poco comprometida, poco valiente, y acomodada en concederle al espectador la mezcla perfecta de lo que quiere ver, lo que sabe que va a encontrar, y nada que no haya visto antes, nuestra impresión ha sido muy positiva.

No desvelaré nada acerca de la trama, y evitaré cualquier spoiler, pero me parece importante recalcar que las similitudes con Batman Begins (Christopher Nolan, 2005) e Inception (ídem, 2010) que algunos intuimos en el trailer, son tan evidentes como irrelevantes en lo que respecta a la experiencia final. Aunque cierto homenaje -que tampoco desvelaré, pero que reconoceréis claramente al ver la película- a otra peli de Disney, en este caso Aladdin (1993) le resultó al que escribe innecesario, gratuito, y facilonamente complaciente, haciendo que por un momento pareciéramos estar viendo una peli de Harry Potter en lugar de una de Marvel, aunque es un recurso más que legítimo, y un momento que a las audiencias más jóvenes les encantará.

La presencia del humor en la película es, a diferencia de otras películas de Marvel como El Increíble Hulk (Louis Leterrier, 2008), la ya mencionada Captain America: Winter Soldier llegan a producirse en momentos donde no es necesaria contaminando más que enriqueciendo, aunque no de forma tan negativa como en Green Lantern (Martin Campbell, 2009), en donde ciertos chistecitos llegaban a arruinar la entera mitología del personaje.

Los actores están más que bien, aunque Rachel McAdams interpreta a una secundaria romántica random, y Benedict Cumberbatch es mucho actor para un personaje bastante más sencillo de lo que uno podría esperar de semejante personaje, y de semejante interprete. A pesar de ello, la película nos regala a una Tilda Swinton inmensa enriqueciendo con sutileza y buen hacer a un personaje que era un hombre en los cómics. No es la primera vez que Tilda se ve en esta situación, años antes de interpretar a un personaje masculino del héroe sobrenatural de Marvel Comics, hizo lo propio con el héroe sobrenatural de DC Comics, al interpretar al Arcángel Gabriel junto a Keanu Reeves en Constantine (2005).

Doctor Extraño es, por tanto, justo lo que promete, para lo bueno (que tiene mucho) y para lo malo, es decir, esa sensación repetitiva que sufren algunos fans del género, ansiosos de adaptaciones más ágiles en las que saborear el producto de forma más fresca, sin encontrarse la versión simple de lo que ya hemos visto mil veces.

Lo Mejor: El elemento visual y los FX, y Tilda, ¡por supuesto!

Lo Peor: La aparición a traición de bromitas no solicitadas interrumpiendo la trama.
 
CRÍTICAS RECIENTES