EL PRÍNCIPE DE LOS HELADOS



NOMBRE REAL

Gregory Tudor

VISTO POR PRIMERA VEZ EN

El Vendedor de Helados (1995)- Paul Norman

NÚMERO DE PELÍCULAS

1

VÍCTIMAS

6 (Más 1 Perro)

ARMA FAVORITA

Aparatos de hacer helados

ORIGEN

Gregory quedó traumatizado cuando de niño vio ante sus ojos como una banda de mafiosos acribillaban a su "héroe local", un vendedor de helados al que llamaban "El Rey de los Helados". Su madre le ingresa en el manicomio "El Pozo de los Deseos", un centro aparentemente legal y serio, que en verdad es una tapadera para realizar todo tipo de barbaridades médicas. El "médico" de allí y su "enfermera" practican en él y el resto de pacientes constantes lobotomías y operaciones extrañas, para que según su lema, "no existan días tristes, sólo días alegres, alegres, alegres". Evidentemente Gregory empeora su trastorno mental.
Cuando se marcha del manicomio, vuelve a su pueblo para ejercer la profesión de heladero, y honrar la memoria de su "Rey de los Helados", convirtiéndose en el "Príncipe de los Helados".

DESCRIPCIÓN

Los helados de Gregory son especiales. Para darles un sabor único y especial, los hace con restos triturados de personas que le caen mal, secuestrándoles dentro de su camión de helados y asesinándoles. Los niños que le descubren le comparan con "El Flautista de Hammelin", comparación que parece satisfacerle, ya que concuerda con sus horribles actos. Viste de blanco impoluto, igual que difunto "Rey de los Helados", cuya tumba visita de noche para hablar con él y ponerle unos cuantos helados.

ASESINATO FAVORITO

El del padre de Atún, cortándole la cabeza y colocándola en un cucurucho con una guinda encima, para ofrecérselo a la amante de éste, antes de matarla también.

MUERTE

Le empujan a una batidora de helado, triturándose.