RINGS. EN CINES EL 10 DE FEBRERO.


Los Orígenes de Samara

Ni siquiera la mente privilegiada y visionaria de Koji Suzuki, el apodado "Stephen King japonés", pudo imaginar que su novela Ringu cristalizaría en uno de los fenómenos cinematográficos de terror más relevantes de la presente generación. La abyecta Sadako, etérea y abstracta sobre papel, fue esculpida en el celuloide por Hideo Nakata a imagen y semejanza de sus pesadillas, achicadas del oscuro pozo de la sociedad postindustrial. El impacto de la cinta, de lento pero imparable recorrido, como la propia révenante, encontró un eco inmediato en Corea del Sur bajo el título Ring Virus, más una plétora de secuelas, precuelas y reboots para cine, televisión, cómics y videojuegos en su país natal. En su calidad de leyenda urbana, bosquejada para más inri en los claroscuros de las tecnologías de la comunicación, Sadako había nacido para trascender fronteras, hambrienta de sugestión y contagio, obediente a sus pulsiones de reproducción y metástasis. El rumor de la cinta maldita necesitaba expandirse, viralizarse y reformularse de boca en boca; infección a infección. El propio Suzuki accedió a reinventar la naturaleza de la maldición y de su aplaudido yurei en sucesivas narraciones, a cada cual más extravagante. No fue una sorpresa, por consiguiente, que al mito le sentara como un guante su traslación temprana a la cultura occidental en manos de un genio como Gore Verbinski.

La Señal (The Ring, 2002) encontró el escenario ideal para su estreno en los albores del flamante siglo XXI, por simbólico y representativo, como paladín de una cartografía de tendencias a la que quedaría circunscrita buena parte de la producción cinematográfica de terror en adelante; a saber, la fiebre de los remakes, ávidos del éxito de crítica y taquilla cosechados por la misma, pero lejísimos todos ellos de su resultado, y la otra moda, la de las madres coraje contra creepypastas posesivos, conformada por un sinfín de ejemplos que van de Mama (2013) a Under the Shadows (2016) , pasando por Annabelle (2014) , The Babadook (2014) , Before I Wake (2016) o Lights Out (2016) , entre otras. La cepa norteamericana de Ringu trajo consigo una mutación del paradigma estético, formal y discursivo del viejo orden; en fotografía, con la estilización de lo grotesco, entendida con la búsqueda de encuadres sofisticados, gore de diseño, texturas meticulosamente sucias y una gélida paleta de colores; en sonido, con un tejido de sobresaltos calculados y melodías cargadas de solemnidad, melancolía y desasosiego; en guion, con la racionalización del monstruo inasequible, la simplificación de los conflictos naturales y sobrenaturales, el retrato psicológico, la preservación de constantes emblemáticas, y la apuesta por tramas inteligibles, sólidas y cerradas a favor de un ritmo más ágil.

Con una dirección marcada por la sobriedad y el gusto por el misterio, Verbinski rehúye los síntomas culturales del ambiente nipón en su (per)versión de la historia original para reinterpretar a Sadako dentro de su universo personal y afín a los significados de su contexto. Apenas sobreviven genes identitarios o trazas biográficas en la herencia transcultural, ni en lo físico ni en lo metafísico; ni siquiera en lo nominal. Samara, la niña catatónica que se oculta tras la icónica melena, evoca lástima y empatía al espectador, más que la repulsión de su hermanastra asiática; ya no es aquel espanto de incontestables reminiscencias lovecraftianas, tiene un algo más cercano, más humano: la última víctima de un tablero infausto lleno de personajes trágicos unidos por la incomprensión, el dolor y el desarraigo, por esa poética del horror que sigue hambrienta de sugestión y contagio, que sigue necesitando expandirse, viralizarse y reformularse en boca de nuevos storytellers, como buena leyenda urbana.

Rings (2017)

Llega un nuevo capítulo de la terrorífica saga RING. Una chica joven, preocupada por su novio, se adentra en un oscuro mundo que gira alrededor de una misteriosa cinta de vídeo que asesina a las personas tan solo 7 días después de verla. Ella se sacrificará asímisma para salvar a su novio y realizará un terrorífico descubrimiento: hay una película dentro de la película que nadie ha visto jamás...