NOTICIAS TIBURONES

Crítica de "A 47 Metros 2". Escualos gigantes para el caluroso verano

Pese a que quedó muy desdibujada por el estreno de Infierno azul de Jaume Collet-Serra ese mismo año, la modesta A 47 metros fue un complemento submarino a aquella que no tenía tanto que envidiarle a la película con Blake Lively y un gran tiburón blanco. Con mucho menos presupuesto, escala y medios, la cinta de Johannes Roberts lograba un ejercicio de claustrofobia casi minimalista, explotando los espacios abiertos de las profundidades y el horizonte desenfocado del agua enturbiada por la oscuridad. Una película que en la mayoría de su metraje acumulaba ansiedad y mostraba a los tiburones lo mínimo, pese a que cuando lo hacían los efectos digitales eran muy creíbles. Ahora su secuela llega tras el éxito de Roberts con Los Extraños: cacería nocturna, un slasher discreto con muy buena banda sonora y un final bastante divertido.

Crítica de "Megalodón" - Jason Statham vs un tiburón prehistórico

El género cinematográfico acuático con antagonista escualo que se inició con Tiburón (Steven Spielberg, 1975) y que ha evolucionado a lo largo de los años, trayéndonos piezas como Deep Blue Sea (Renny Harlin, 1999), o más recientemente la absurda, pero imprescindible saga Sharknado (2013-2018) nos trae ahora una nueva aportación, esta vez, al igual que la primera mencionada, basada en una novela homónima, y acompañada de algunas novedades, pero sobre todo, de muchas similitudes con las anteriores.