CRÍTICA DE LA CABAÑA EN EL BOSQUE

Por Carlos Marín
 
Es realmente complicado hacer una reseña de The cabin in the woods sin estropear nada de su planteamiento, respetando que el espectador vaya sin saber nada de ella a la sala de cine. Es difícil, pero lo voy a intentar, así que andaré con pies de plomo en cada frase. Para empezar, quedaros con una cosa clara: la película escrita por Wheddon es un REGALO, así de grande, a los fans del género de terror.

Muchos la comparan con Scream, seguramente por su excelente uso del metalenguaje. Las cabriolas de su guion son dignas de aplauso, en especial por su gigante originalidad y sus ganas de divertir y sorprender a cada minuto que pasa. Es fácil de seguirle el ritmo y no es forzada, todo lo contrario; entra con tanta naturalidad cada elemento de ella que uno se pregunta como no hemos llegado a esto años atrás.

Hay efectos especiales artesanales y digitales, todos con el cometido perfecto y un buen gusto por el gore y la sangre. No es un ultragore, pero si cumple el registro de cualquier producto de terror que se precie. Estar en el trabajo de diseño de producción de esta película tiene que haber sido una experiencia única, divertida. La sensación de fiesta que se ve en pantalla sin duda tenía que estar presente en el equipo que trabajó en ella.

Su esencia única le ha hecho mucho daño en la distribución, que ha tenido que esperar del éxito de su productor dirigiendo Los vengadores para que pueda salir a la luz sin complicaciones. Será que a las majors les cuesta mucho mojarse y apostar por algo original, dando luz verde a más y más secuelas de Paranormal Activity y dejando joyazas como esta en el cajón de cualquier estudio. Por suerte, todo llega, y el éxito de esta película está más que merecido.

Joya impresionante, seguramente cueste que sea un título generacional (por rara), pero sin duda se convertirá en una película amada de aquí a la eternidad por todos los seguidores del cine de terror. Una radiografía completa de lo que significa éste en los últimos 30 años, y un plato perfecto para disfrutar a cualquier hora del día y en cualquier momento. En serio, huid de trailers, o de cualquier cosa que hable sobre su argumento. Vais a flipar, palabra.

Lo mejor: su guion, su juego con el género y que lo haga pasar tan y tan bien.

Lo peor: que haya tardado tanto en llegar.
 
CRÍTICAS RECIENTES