FESTIVAL SITGES 2019

ESPECIAL SITGES 2019

Entrevistamos a Nikolaj Coster-Waldau, protagonista de "Suicide Tourist"

En el cine y la televisión, hay papeles que cambian una carrera, otros que la estancan y algunos que incluso la finalizan. Pero ninguno de estos parece aplicarle a Nikolaj Coster-Waldau (Dinamarca, 1970), actor con fondo interminable (su rostro ya era el protagonista en el estupendo thriller El vigilante nocturno, de 1994) y una carrera repleta de títulos incluso antes de aterrizar en esa criatura monstruosa llamada Juego de Tronos.

Sitges 2019: Resumen del día 9 (y Palmarés del Festival)

Día de deliberaciones en la capital catalana del fantástico, a un solo día de que semejante tinglado se desmonte para el siguiente año. Año 2020 del que, por cierto, ya sabemos fechas y temática: será del 8 al 18 de octubre y se rendirá homenaje a los aniversarios de La noche del cazador y La máscara del demonio, ambas obras maestras de sus respectivos góticos (europeo, y americano).

Sitges 2019: Día 6 (Bacurau, Harpoon, Snatchers, The Antenna...)

Casi una semana desde la inauguración y ya suena en boca de muchos lo que podría ser el leit motiv de la edición: nadie, sabe, nada. Las películas pequeñas son las que más se están posicionando y, contra todo pronóstico, están siendo los días entre semana los que están aportando las propuestas más frescas y originales.

Crítica de "El Hoyo" (****). Una de las mejores películas de género del año.

La ciencia-ficción, de todo el abanico del género fantástico, es el que mejor se puede acercar al sol de la metáfora sin quemarse las alas. Black Mirror es un análisis de la actualidad en forma de fenómeno de masas que, a su vez, no es más que otro nieto del fenómeno de masas que ya analizó la sociedad estadounidense en La Dimensión Desonocida. Metropolis (la lucha de clases), La llegada (la comunicación como base de la paz), Robocop (el estado policla), son más ejemplos de que en los márgenes de la scifi la brocha gorda deja de ser un problema, llegando a alcanzar con elementos futuristas auténticos alegatos por la humanidad, la sociedad o la lucha común.

Crítica de "Bliss" (****). Toda una orgía de sexo, muerte y violencia.

Fuego y sangre en un lienzo a medio trabajar. La imagen del centro parece la de un útero, con una criatura a punto de nacer. Su autora, una artista con claros inicios de falta de inspiración, se planta frente a él congelada. Lo que tiene delante es algo más que un trabajo a medio terminar: es una promesa, un viaje de dolor, gloria y autodestrucción que no solo definirá la película sobre la que se construye su personaje, si no a cualquier creación artística que valga la pena. Bliss (Joe Begos, 2019) planta bien sus semillas para la historia de una frustración que acaba entregando, a base de precisamente fuego, sangre, carne y neón, una perfecta película-metáfora capaz de definir a toda una generación de creadores.

Crítica de "El Faro" (****). Una película fascinante, obsesiva, grandilocuente...

Existe una constante en la literatura Lovecraftiana que es tan predominante como los tentáculos, las estrellas y los sueños: el mar. Quizás esta sea una de las claves por las que The Lighthouse (Rogert Eggers, 2019) conecte en el imaginario colectivo como adaptación apócrifa del genio de Providence; enigmas que surgen de lo profundo del océano, leyendas, supersticiones de marineros y una costa capaz de mermar a golpe de oleaje la cordura de sus protagonistas.

Sitges 2019: Día 4 ("The Room", "El Faro", "The Nest", "Fractured"...)

Acaba el fin de semana y con él se acerca el temido ecuador del festival. Calles y cines bien poblados para una edición que, por el momento, no acaba de morder fuente con títulos claramente ganadores (en público y palmarés). Por lo tanto, variedad de películas modestas y una oleada bien variadas de opiniones en las que cuesta leer las tendencias de este año.

Crítica de "Bloodline" (***). El día en que Seann William Scott se conviertió en Serial Killer.

Ya conoces el esquema: hombre de mediana edad, en buena forma, con una familia feliz esconde terrible secreto: es un asesino en serie. El habitante oscuro en su interior le obliga a escapar de noche, cazar delincuentes y ahogar su psicopatía bajo la excusa de justicia. Sí, la serie Dexter (2009-2013) no tiene tantos años y sus exploit, entre los que seguramente se encuentre Bloodline (Henry Jacobson, 2018) no son ninguna novedad. Pero eso no le quita ni un ápice de mérito a una notable cinta de psicópatas que se esfuerza, minuto a minuto y golpe a golpe, en evitar con éxito el aburrimiento por repetición.

Crítica de "Verotika". Una película que no debería existir producto de una mente dañada

Esta crítica no tiene puntuación. No es una protesta, ni una duda, ni una reflexión. Es una declaración de principios: Verotika (Glenn Danzig, 2019) es una experiencia por encima de gustos u opiniones; un evento, como a algunos les gustará llamarlo, más allá del cine o siquiera el arte. Es un producto de una mente probablemente dañada por una vida de excesos, trazado con la mano de un gorila sobreexcitado capaz de obviar todas y cada una de las reglas cinematográficas que, por el simple hecho de nacer humano deberías conocer.

Crítica de "The Lodge" (****). Magnífica, incómoda y con ganas de dejarte mal cuerpo.

A veces, la mejor definición para una película es cómo te hace sentir en el momento que se encienden las luces de la sala. Otras veces, esta sensación se puede describir con una imagen, una metáfora. En el caso de The Lodge (Veronika Franz & Severin Fiala, 2019), lo más parecido a pasar por su mundo es lo que se siente a caminar por el hielo: un lugar en apariencia tranquilo y sereno, sostenido por una fina capa que se resquebraja paso a paso. Un lugar peligroso, amenazante e inseguro. Parecía obvio, pero había que confirmarlo: los directores de Goodnight Mommy vuelven a transformar el hogar, la familia y el costumbrismo en un infierno alimentado a fuego lento.

Sitges 2019: Día 2 (Paradise Hills, The Lodge, Verotika, Bliss...)

La resaca del primer día de festival se endurece con los años, pero la suerte de ver salir el sol en la costa de Sitges es saber lo que va a suceder después del primer café: ciencia-ficción feminista, terror psicológico en lo alto de la montaña o bodas asesinas que se mezclan en un primer viernes lleno de público, actores de alta televisión y mucho, nunca suficiente, género fantástico.

Sitges 2019: Día 1 (En la Hierba Alta, Bloodline, 3 From Hell...)

Cincuenta y dos ediciones no son pocas para el Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges o, como diría su público más fiel, el mejor momento del año. Cientos de aficionados al terror y al fantástico se aglomeran en comunidad para asistir a pases, encuentros e interminables conversaciones sobre la cosecha anual de género.

Crítica de "En La Hierba Alta" (*** ½), el título que ha inaugurado el Festival de Sitges

Poco antes de entrar en el campo de En la hierba alta (Vincenzo Natali, 2019) uno de sus protagonistas recoge del suelo un manoseado, casi deshecho ejemplar de Jane Eyre. Quizás usar de esta manera la obra maestra de Charlotte Bronte sea un guiño, un enlace: el del gótico clásico con el American Gothic y el del cine con la literatura. Una conexión que en el caso de Stephen King (y ahora, también de Joe Hill) difumina sus fronteras y concilia ambos medios en una espiral que adapta hasta la más pequeña de sus obras, incluyendo un corto e intenso relato que acaba dando luz a esta simple y estupenda historieta.

Sitges 2019: Más títulos confirmados ("El Faro", "Lux Aeterna", "El Camino"...)

Las mil caras del fantástico se desplegarán en Sitges 2019. El Festival, que se celebrará del 3 al 13 de octubre, tiene a punto una programación que es punta de lanza del cine de género mundial. Una propuesta atrevida, dinámica y amplia de miras que incorpora las últimas tendencias y las combina con los realizadores consolidados, ofreciendo un mapa completo del fantástico en su presente, pasado y futuro.

Sitges se pone apocalíptico coincidiendo con el 40º Aniversario de "Mad Max"

La primera entrega de MAD MAX, la saga distópica más emblemática de la historia del cine protagoniza el cartel del Festival de Sitges 2019, con el sello de la agencia China. “En la imagen, aparece un coche destruido por el óxido, abandonado en medio de un desierto infinito, sin rastro de ningún personaje. Una composición enigmática, simple y contundente, que bebe de una iconografía tan inconfundible como la saga de Miller y su paleta cromática de naranjas, ocres y amarillos. Se trata de un homenaje a una obra con un universo gráfico único, que se presta como pocos al formato sintético e icónico de la cartelería”, explica el director creativo ejecutivo, Rafa Antón. El fenómeno Mad Max, llegado de Australia, se vivirá en cada rincón de Sitges con entusiasmo.

ÚLTIMOS VÍDEOS

Parásitos
Traíler español

La peculiar historia de dos familias que tienen mucho en común pese a pertenecer a dos mundos totalmente distintos refleja...

Amigo
Tráiler Oficial