Sean Connery perdió 450 millones por no querer ser Gandalf

A pesar de la mareante cifra que le ofreció Warner
Hoy leemos una noticia sorprendente en la que cuenta que en la época que Warner estaba trabajando en EL SEÑOR DE LOS ANILLOS, la productora tenía miedo de que la película fracasase ya que le habían encargado el proyecto a un director, que nunca había realizado un proyecto de esa talla como era Peter Jackson.

Para que la película ganase puntos le ofrecieron a Sean Connery hacerse con el papel de Gandalf. Lo que le ofrecieron fue un fijo de 10 millones de dólares y el 15% de los ingresos en taquilla de las películas. El actor leyó los guiones y todos los libros y finalmente decidió declinar la oferta. Entonces Warner contrató a Ian McKellen para interpretar al papel por muchísimo menos dinero.

Finalmente la trilogía recaudó 2,9 billones de dólares, lo que supuso a Sean Connery no ganar los 450 millones de dólares que le hubiesen correspondido por dar vida a Gandalf.

Pero bueno, no lloréis por él, ya que a día de hoy se estima que tiene una fortuna cercana a los 300 millones de dólares... Así que secará sus lágrimas con billetes de 500 Euros.


(Cuñaaaaaaaaaaaaaaaaaaaao)