Clive Barker's Jericho, el espectacular videojuego aparecido en XBox 360, Playstation 3 y PC.' />

Clive Barker's Jericho: Análisis


Una cuidad salida de las arenas del desierto despierta la curiosidad de el gobierno que manda a un grupo de guerreros con poderes a solucionar el misterio. Por lo visto, una secta ha despertado al Primogénito, nada mas y nada menos que el primer intento de Dios de hacer un ser a su imagen y semejanza, que visto el resultado (deforme y feo) lo abandona en el desierto, antiguamente el Edén, donde, bajo sus arenas, comenzara una civilización alternativa…

Este argumento esta sacado de la mente del loco (por genial) Clive Baker, y sinceramente, podemos admitir que nos encontramos ante uno de los mas terroríficos juegos jamás creados. Primero, por su ambientación, ya que sigue a pies juntillas los elementos máximos de su creador, a saber, sangre, huesos, carne lacerada… así como unos inquietantes escenarios donde se moverán nuestros atrevidos protagonistas.





Un total de seis personajes (más alguna supresa que no conviene desvelar, aunque dura poco…) que podemos manejar. Cada uno de los personajes tiene dos tipos de disparo y una habilidad sobrenatural que (podemos combinar con el arma en cuestión), y deberán colaborar entre ellos para salir ilesos. Por ejemplo, Black, uno de los personajes femeninos, tiene la habilidad de mover objetos con la mente, que puedes usar para quitar objetos pesados como piedras del camino, o atontar a los enemigos. Pues combínalo con su rifle francotirador y… podrás manejas las balas para matar a varios enemigos a la vez.

Puede que escrito no suene original (la colaboración entre personajes la hemos visto por ejemplo, en el reciente Obscure) pero la forma de llevarla a cabo es la más divertida de cuantos shotter han aparecido en esta nueva generación. Nos olvidamos, no obstante, de la sensación de estar solo en un mundo de pesadilla como en otros juegos del género. De hecho, el juego no acaba hasta que todos los personajes han muerto. No penséis que esto hace que el juego sea fácil, ni mucho menos. Aunque la inteligencia artificial no es nada del otro mundo, los enemigos nos pondrán a prueba, tanto por su resistencia tanto como por su número.





Y hablando de enemigos… menudo diseño, pone la piel de gallina. Desde los ya vistos cruzados de la edad media, veremos soldados dignos de la segunda guerra mundial, torsos con rostro infantil a los que le cuelgan las tripas, mujeres y hombres unidos por costuras, gordos sebosos que cuelgan del techo… Un aspecto sobrecogedor que recuerda y mucho a los Torture Soul’s del autor, y que en ocasiones nos recordaran simbología religiosa como los siete pecados capitales. Los escenarios son igualmente aterradores en su diseño, y aunque la calidad no supera a lo ya visto por juegazos como Halo, resultan muy atractivos y lo suficientemente oscuros y retorcidos como para satisfacer a los jugones mas exigentes. El modelado de los personajes y armas igualmente es muy bueno.

La banda sonora es otro de los lujos que Mercury Steam, sus desarrolladores se permiten. Coros, voces infantiles, chillidos y una instrumentación muy cuidada nos pondrán la piel de gallina en nuestro periplo por la cuidad de Al – Kalhi.

Pero no todo es oro, y aunque la experiencia de Clive Baker Jericho es digna de los mejores, tiene algunos defectos o faltas que de haberse subsanado, estaríamos ante el sleeper del año. El más sangrante (chiste fácil) es la completa falta de una oferta multijugador. Teniendo en cuenta que estos modos son los que alargan la vida del juego, y en ocasiones, motivo de venta, el multijugador se antoja imprescindible, mas teniendo en cuenta la maravillosa experiencia a un jugador. Imaginarnos a seis a