Análisis del Assasin's Creed


Desde su primera aparición en publico en el E3 del 2006, “Assassins Creed” (AC) ha levantado una expectación como pocos juegos anteriores lo habían hecho. Aunque venia de un estudio que ya se encargó de resucitar al “Príncipe de Persia”, el no estar basado en ninguna franquicia llamo la atención tanto a prensa especializada como a público en general, que se moría de ganas por saber de que trataba ese misterioso juego en el que un asesino recorría las calles de la cuidad de Acre, en un entorno medieval.

Cada nuevo video, cada nueva noticia, ha aumentado esa expectación, y ahora, con el juego a la venta, todas las dudas que suscitaba el título han sido resueltas.

¿Es AC el juego de nueva generación que esperábamos? No vamos a andarnos por las ramas, y si no queréis saber mas de este titulo lo mejor es que dejéis de leer y corráis a la tienda mas cercana. Porque AC es autentica Next Gen, pero no es oro todo lo que reluce…




¿LAS CRUZADAS?

AC esta ambientado en la 3ª cruzada, en el año 1192 d.C., pero algo no cuadra cuando vemos aparecer el logo de Ubi Soft. ¿Símbolos de ADN? El menú de inicio es una especie de laboratorio… Con esto no estoy destripando nada, ya aparece desde el primer minuto. Tomamos el papel de Altaír, en un entorno inestable: gente sin rostro, escenarios que cambian y se deshacen en símbolos genéticos delante de nuestros ojos… para acto seguido controlar a un joven en la actualidad, Desmond, en una especie de hospital o laboratorio… el argumento desde luego es el punto fuerte de este título, y aunque no os voy a dar muchos más detalles del mismo, indicaros que la trama sobre templarios y su venganza a lo largo de siglos haría las delicias de los amantes de las conspiraciones.

El sistema de juego utilizado para las andanzas de Altaír es heredado del estilo Sand Box (juegos como GTA) pero adaptado a las aventuras tradicionales. Con esto, podremos visitar cinco grandes zonas de la tierra santa. El Reino, una basta región plagada de poblados y campamentos de ejércitos (que podemos recorrer a caballo), une las cuatro ciudades del juego: Masyaf, cuidad de Asesinos, creada a los pies de una montaña; Jerusalén, histórica cuidad, plagada de mercaderes y polvo; Acre, famosa por su puerto, donde atraco Ricardo Corazón de León y de marcado carácter medieval (su catedral es espectacular) y por último Damasco, la más importante de la época y la cuidad mas grande del juego, característica por su continuo baño de sol y sus gigantescos minaretes.

Tanto en El Reino como en las ciudades, el sistema de juego es el mismo. Deberemos cumplir una serie de objetivos secundarios para activar el objetivo principal. Los objetivos secundarios oscilan entre la escalada de altas atalayas o minaretes y salvar ciudadanos, aunque los más importantes son las misiones de hurtos, fisgoneos o violentos interrogatorios para darnos pistas sobre nuestro objetivo principal. Esto provoca que el juego sea accesible en todo momento, ya que estos objetivos secundarios no son muy complicados, pero también dejan a la libertad del jugador elegir su orden en todo momento y son sencillos de localizar (están marcados en nuestro… ejem, GPS). La libertad de movimientos es imprescindible para realizar estas acciones, ya que tenemos que planificar ataques y huidas si queremos sacar el 100% del juego. Aunque podemos elegir también luchar por las bravas, claro…

PARK OUT MEDIEVAL

Esta libertad de movimientos es la mayor baza del juego, aunque al principio tenemos bloqueado el acceso a ciertas zonas de la cuidad, la sensación de corretear por los tejados, agarrarse a salientes, subir altas torres y realizar los llamados “saltos de fe” es algo que pocos juegos habían conseguido. Aquí el entorno es nuestro amigo, y Altaír se mueve como si