Black Friday: Las mejores ofertas disponibles

Análisis del 'Metal Gear Solid 4'



La espera ha terminado. Tras un retraso de unos pocos meses (y unos días por la huelga de transportistas), Metal Gear Solid 4 esta entre nosotros. Ya desde los primeros compases del juego, nos damos cuenta de que estamos antes algo diferente a todo lo visto en los videojuegos. Una sensación extraña, como pocas veces hemos sentido. Juegos de 10 hay muchos. “Halo”, “Bioshock” o “Call Of Duty”, por poner tres ejemplos de acción, pero sinceramente, MGS4 esta fuera de toda comparación.





Sus primeros minutos, son desconcertantes. Nos sitúa a la perfección en un mundo futuro, un conflicto bélico en el que es difícil discernir entre buenos y malos. Nosotros estamos en medio, y ha llegado la hora de rendir cuentas con personajes del pasado… No quiero adelantar nada del argumento, pero os adelanto, que esta maravilla que se ha gestado en 20 años, tiene un guión a años luz de los mejores de Hollywood. Hideo Kojima a creado una historia que hila de manera MAGISTRAL todas las entregas de la serie, presentando personajes ya conocidos (como Radien, Meryl u Otacon) con algunas sorpresas que no convienen desvelar, pero os adelanto, que nos ofrecerán algunos de los mejores momentos jamás vividos junto a nuestra consola. Sinceramente, no quiero adentrarme mucho en los regalos, los guiños o los secretos de esta nueva entrega, por lo que iremos directamente a las novedades que ofrece respecto a las anteriores entregas.

Mantiene el estilo grafico y jugable de la anterior entrega, la cámara cenital ha cambiado a una ligeramente por detrás del protagonista, y ahora podemos alternar en una nueva mirilla al estilo "Resident Evil 4", por encima del hombro y una vista en primera persona. También se potencia el camuflaje con el entorno, esta vez con la ayuda de un espectacular traje óptico, el Octocam. La principal novedad viene ligada al argumento, si bien es más evidente en los niveles más altos de dificultad. Se trata de la Psyque de Snake, ya mayorcito, que se puede ver alterada por acción del entorno. Para ello tendremos que estar atentos a los niveles de frío o de calor (que podemos paliar con tallarines calentitos o un refresco, respectivamente) para que esta no descienda. También desciendo cuando somos descubiertos, para ello tendremos que quedarnos quietos y escondidos en un lugar alejado, porque de lo contrario, las habilidades de Snake se verán mermadas, tales como la puntería o la velocidad. No obstante, es una novedad muy llamativa, pero solo si jugamos en un nivel alto de dificultad podremos disfrutar de ello.





Otra de las novedades es lo relativo a las armas, esta vez las armas están bloqueadas por la ID del usuario al que le robamos el arma, ya sea tirándosela al suelo o eliminándolo. Para poder desbloquearla, tenemos la ayuda de Drebin, un armero que a cambio de créditos nos desbloqueará las armas y nos dará acceso a nuevas. Un detalle muy interesante que aumenta la estrategia en el juego.

Por si fuera poco, la duración del juego es muy superior a la media, pudiendo terminarlo en unas veinte horas sin explotar al 100% todos los secretos. Además, como todos los juegos de la saga, lo jugareis más de una vez, ya sea para descubrir todo lo que tengamos pendiente, secretos, zonas ocultas o por vivir de nuevo los espectaculares combates finales contra el escuadrón Beauty & Beast, los nuevos “final boss” contra los que nos veremos las caras. Cuatro mujeres, victimas de la guerra mutadas en criaturas de destrucción masiva que nos pondrán en un vilo por su dificultad y su espectacular diseño gráfico.





Por lo demás, el juego mantiene las señas de identidad que lo han elevado a lo más alto durante estos años. Pero si el aspecto jugable es impresionante, no menos lo es el aspecto técnico. Sin palabras. El trabajo realizado por Kojima Productions es sobresaliente en todos sus apartados. No por su definición (todo el juego tiene un tono apagado, aunque alcanza los 720p), sino por la multitud de efectos gráficos. Desde el excelente modelado de los personajes, sus animaciones y enemigos, a detalles menores como el movimiento de la ropa con el viento (alucinareis cuando se mueve con las hélices de un helicóptero), los efectos de luz, la recreación del agua o el humo de las explosiones. Si sumamos esto a lo enorme de sus mapeados, sus detalles como la vida en los mismos (gallinas, ratones o cuervos por poner un ejemplo) no exagero cuando digo que estamos ante el mejor apartado grafico en su conjunto de esta nueva generación.

No podemos dejar de hablar de su excelente banda sonora, que recupera temas clásicos de la saga con algunos nuevos, los efectos de sonido o el maravilloso doblaje inglés, que no podemos pasar por alto (lastima de la ausencia del doblaje castellano) por su calidad dramática. Genial.





Con todo lo mencionado, no cabe duda de que MGS4 se ha convertido en el estandarte de la nueva generación, no solo por el nivel técnico, sino por su calidad artística y jugable en general. Un juego echo a la antigua usanza, sin prisas, cuidando todo al mínimo detalle, tanto por sus guiños mitómanos como por su capacidad de emocionar al jugador. En definitiva, una despedida por todo lo grande.


Gráficos: 98

En general, el mejor apartado grafico visto en una consola. Efectos, personajes, escenarios… todo esta explotado al máximo, sin despuntar en ningún momento. Excelentes.

Sonido: 96

Las melodías son una autentica maravilla, las nuevas y las clásicas. Las voces (en inglés) ponen el broche de oro a un apartado tan maravilloso como siempre.

Jugabilidad: 98

Una pasada. Es largo, divertido, emocionante, fácil de jugar, difícil de dominar. Todo, absolutamente todo esta al máximo. Solo las continuas cargas paralizan el desarrollo, aunque las conversaciones por Codec se han reducido de manera considerable.


Duración: 98

Pues el juego es largo, unas veinte horas, pero lo jugareis mas de una, de dos y de tres veces. Además, el divertido modo online alarga la vida del juego hasta donde queráis.

GLOBAL: 97,5

MGS4 es el mejor juego de la actual generación. Sin más. Todos los que amantes de las consolas se deberían enorgullecer de que existan genios como Kojima, que elevan la palabra “videojuego” a la calidad de arte. No hace falta que diga más, ¿verdad?


Lo mejor: Los personajes, los enemigos, la música, los gráficos… podía tirarme horas y horas…

Lo peor: Las cargas.