Maestros del mal: Los 60 mejores actores y actrices en papeles de villanos



PARTE II: REYES DEL TERROR CONTEMPORÁNEO

ROBERT ENGLUND (1947 – )



El mítico Robert Barton Englund es la última gran estrella del cine de terror, el último gran actor de inabarcable talento que decidió consagrar su carrera al cine de terror y recibió la fama mundial a cambio. El heredero de la corona de rey del terror, que antaño portaron metafóricamente Bela Lugosi, Boris Karloff, Vincent Price, Peter Cushing y Christopher Lee, el último de una irrepetible estirpe de intérpretes que no tiene equivalente en la generación actual. Robert es Freddy y Freddy es Robert, de la misma manera que Bela era Drácula, y Boris era Frankenstein, con una valiente identificación plena y respeto por el personaje.
Cinematográficamente, Robert destaca por su gran carisma, y por su tremenda simpatía y sentido del humor (negro, por supuesto). Se hizo famoso por su papel de Freddy Krueger, que rubrica todas sus cualidades de estrella. Robert Englund afirma que toma algunos elementos de James Cagney, de su manera de andar y la confianza que transmite, y desde luego la influencia surtió los efectos deseados.
Fuera de la larga saga de “Pesadilla en Elm Street”, la mejor del cine de terror de los ochenta, con el mejor villano de la década, Robert Englund tiene incontables apariciones en el cine de terror, a veces como héroe (pocas), otras como secundario, pero muy frecuentemente, como villano, en roles construidos a medida para beneficiarse de sus tremendas cualidades interpretativas y personales.
En su carrera también ha tenido incursiones en el género de superhéroes, en papeles de doblaje, poniendo voz a villanos como el Acertijo y el Espantapájaros. Habría estado genial en una película de actores reales del Doctor Extraño, dando vida al villano Pesadilla, pero no tuvimos tanta suerte.

ANGUS SCRIMM (1926 - 2016)



Este veterano actor, de nombre real Lawrence Rory Guy, tenía una carrera previa en el teatro que no le encaminaba en nada hacia el terror. Pero, tras un pequeño papel en una comedia de Don Coscarelli, cuando éste decidió hacen una cinta de terror, optó por Lawrence para el papel principal, el legendario Hombre Alto, la invencible pesadilla andante de la franquicia “Phantasma”, uno de los pocos villanos de terror que siempre vence en sus películas de forma aplastante.
Sumergido en el mundo de pesadilla de “Phantasma”, el actor recibió muchos papeles para otros papeles de villano en películas de serie B de ciencia ficción y terror, que intentaban emular el éxito de “Phantasma”, siendo un villano o un secundario muy recurrente del cine de terror desde entonces.
También siguió siendo leal al cine de Coscarelli, apareciendo en otros títulos suyos, y volviendo al papel del Hombre Alto siempre que hubo una secuela, incluyendo su papel de “Phantasma V”, todo un homenaje a su figura. Su fallecimiento enterró las posibilidades de secuela de una saga totalmente vinculada a su actor protagonista.
Destaca también el actor por su gran cultura y exquisitos modales. Da gusto verlo en entrevistas explicando lo relativo a su personaje, su admiración por las leyendas del terror como Lugosi y Karloff, y los matices emocionales que buscó darle a su personaje para hacerlo único (o más bien, la falta de ellos, la nula empatía que transmite, como un cascarón lleno de las peores pesadillas imaginable), combinando elementos de Lugosi y Karloff como influencia para su papel.

TONY TODD (1954 - )



Este excelente actor se hizo famoso con su papel en “Candyman”. Melancólico y trágico, pero también brutalmente cruel, el papel aprovechaba la presencia imponente de Todd, y sacaba todo el jugo posible a la magnífica voz del actor (que también le ha dado con el tiempo un buen número de papeles de doblaje, incluyendo a uno de los archienemigos de Flash).
Tras “Candyman”, de la que por supuesto participó en todas las secuelas existentes, Tony Todd se encontró convertido en un actor icónico del terror, y encadenó títulos de género, tanto en papeles de villano como de secundario de lujo, incluyendo franquicias como “Wishmaster” o “Hatchet”. También pudo asomarse en películas de gran presupuesto como “La Roca”, en papeles de villano.
Pero si hay una franquicia en la que las continuas apariciones de Tony dejan un particular buen sabor de boca (además de “Candyman”, por supuesto), es en “Destino Final”, donde el guión deja de forma clara pistas a lo largo de la franquicia sobre que su personaje es en realidad la mismísima Muerte, que está asistiendo en primera persona al resultado de sus manejos con los chavales a los que les toca morir en cada entrega.
Estuvo a punto de hacer el papel de Dormammu en “Doctor Extraño”, pero en el último momento hubo un cambio de planes, estando sus líneas para el personaje ya grabadas. La película es ya de por sí magnífica y muy fiel adaptación del material de Stan Lee y Steve Ditko, pero la voz de Tony Todd habría sido la guinda del pastel. Tendría que haber un montaje comercializado en el que se pudiera escuchar su inconfundible voz en la pista de audio correspondiente.

JEFFREY COMBS (1954 - )



La vida dio para Jeffrey Combs un cambio brusco con “Re-Animator” y su papel del Doctor Herbert West que lo vinculó para siempre al cine de terror. Antes de dicho gran éxito, Jeffrey Combs tenía experiencia en el teatro, y no se imaginaba que iba a dar un salto tan grande de registros.
Jeffrey Combs le dio al Dr. West un algo único e irrepetible, una mezcla de empatía inspirada por su tenacidad, esfuerzo y brutal sinceridad, con repulsión derivada de su crueldad y tendencias obsesivas, convirtiéndolo en un rol muy interesante.
Después de Herbert West, le llovieron los papeles de fantástico y terror, con frecuencia bajo la dirección de Stuart Gordon o la producción de Charles Band, adaptando obras de Poe y Lovecraft, lo que le hizo acumular decenas de títulos ininterrumpidamente hasta la actualidad, demostrando su gran solvencia en estos géneros y roles. Además, obviamente, recuperó su personaje más famoso en un par de atracciones, a razón casi de una película de Re-Animator por década. Y tuvo un personaje en las series de “Star Trek” que pese a morir, fue clonado una y otra vez, para poder recuperar al actor siempre que fuera posible. Y Peter Jackson le dio todo un caramelo de papel en “Agárrame esos fantasmas”.
Curiosamente, ha aparecido en muchas historias de superhéroes, casi siempre como villano, tanto en las mejores series animadas de “Los Vengadores” (como el Líder, archienemigo de Hulk) o “Batman, la serie animada” (la suya es la mejor adaptación del Espantapájaros, de hecho). También se ha enfrentado a las Tortugas Ninja como el Rey de las Ratas en la animación. Y es que interpretativamente, una de sus mejores armas, como en muchos actores de terror clásicos, es su voz.
En imagen real fue un gángster que contrató al Capitán Frío contra Flash en la serie de los 90, y apareció, pero desperdiciado, en “Gotham”, en una escena grotesca que de un modo extraño al menos homenajeaba “Re-Animator”.
A título de anécdota, en “Doctor Mordrid” finalmente tuvo un papel superheroico, como un personaje que originalmente estaba concebido como adaptación del Doctor Extraño (mucho antes de Benedict Cumberbatch) hasta que hubo un problema con los derechos.

BRAD DOURIF (1950 - )



Un magnífico actor, que ya de joven compartía pantalla con pesos pesados como Jack Nicholson y James Cagney, teniendo papeles complicados en clásicos como “Alguien voló sobre el nido del cuco” o “Ragtime”.
No obstante, la fama le acabó alcanzando no como actor secundario en dramas (como en cierto momento de su carrera pudo haber sido), sino en el cine de terror, con su inmortal papel de Charles Lee Ray, el psicópata cuya alma queda atrapada en un muñeco. Fue con Chucky, este personaje, con el que además demostró tener un buen filón con el humor negro, funcionando muy bien esta faceta con el personaje desde la primera película (véase la escena del ascensor).
Entre secuela y secuela de Chucky, tuvo tiempo de hacer muchos otros papeles de villano y en el cine de terror, en los cuales sí podía hacer uso de toda su expresividad y no solo de su voz, fueran de mediano o bajo presupuesto (con relativa frecuencia combinados con la ciencia ficción, como “Máquina Letal”), entrando también en franquicias famosas con secuelas tardías de “Alien” o “El Exorcista”, disponiendo de uno de los villanos centrales de la saga “El señor de los anillos”, Grima Lengua de Serpiente, sirviente aventajado de Saruman, y apareciendo en uno de los mejores episodios de “Expediente X”.
Su hija también apunta maneras en el terreno del cine de terror.

TOBIN BELL (1942 - )



Tobin Bell fue durante mucho tiempo el típico actor de reparto, muy profesional en su trabajo, pero que rara vez estaba demasiado expuesto a los focos, teniendo papeles de apoyo, como de gángster o de pistolero de western, en los que ya apuntaba maneras como actor especializado en papeles de villano. Incluso se las apañó para enfrentarse con ChuckNorris en un episodio de “Walker, Texas Ranger”. Pero no había destacado, no había roto el techo de cristal.
Y entonces llegó “Saw”, que le dio un papel de villano protagonista que era de puro lucimiento, pese a que apenas tenía un puñado de escenas en la primera parte (incluyendo cierta frase muy mejorable). La presencia de Tobin Bell en los títulos de “Saw” elevó el resultado final del conjunto, con su experiencia, y el factor humano que le añadía a un asesino cruel y despiadado, pero de curiosos y férreos principios morales. Sin él, la saga fácilmente habría sido solo otra tomatina.
Convertido en estrella, Tobin Bell quedó firmemente asentado en roles de villano, además de cómo actor de reparto en el cine de terror, y finalmente gozó así de la consagración que se ganó con años y años de duro trabajo.