NOCHE DE BODAS. EN CINES EL 11 DE OCTUBRE.


ARGUMENTO

Noche de Bodas sigue a una joven el día de su boda (Samara Weaving) al participar junto a su marido (Mark OBrien) y la acomodada y excéntrica familia de este (Adam Brody, Henry Czerny, Andie MacDowell), de una vieja tradición que se convierte en un juego letal en el que todos luchan por la supervivencia.

UN LETAL JUEGO DEL ESCONDITE

El trío realizador conocido en su conjunto como Radio Silence (SOUTHBOUND, EL HEREDERO DEL DIABLO, V/H/S) integrado por los directores Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillet y el productor ejecutivo Chad Villella, son conocidos por su singular mezcla de comedia, aventuras y terror, con guiones originales que son claramente diferentes. En NOCHE DE BODAS, el codirector Gillett habla de la idea de llevar una historia convencional al extremo: «Nos encantó la idea de llevar algo tan cotidiano con lo que todos podemos identificarnos como es la familia política y darle un giro de género con un toque divertido, pero también con peligro y de forma extrema».

La premisa de la película nace del equipo de escritores Guy Busick y R. Christopher Murphy, que son amigos y colaboradores desde hace mucho tiempo. Dice Gillet: «Me resultó refrescante leer una idea totalmente original». Añade Villella: «Nos llamó la atención».

Los guionistas aprecian películas como el clásico LA SEMILLA DEL DIABLO, en la que Mia Farrow protagoniza el memorable papel de la angustiada, pero tenaz Rosemary. Recuerda Busick: «El peligro es de muerte en LA SEMILLA DEL DIABLO, y los personajes llevan el peso de la historia. El filme también es escalofriante, pero es muy traviesa y tiene un toque absurdo». Busick y Murphy se frotaron las manos pensando en este thriller conducido por una mujer, algo actual y atemporal, una joven que entra en conflicto con el próximo nivel, su familia política, en una lucha nocturna por la supervivencia.

El espectador se adentra en los extraños rituales de la familia gracias a Grace, una heroína que, como pez fuera del agua, tiene la desventura de participar en el «juego» familiar que decidirá su destino. Pensando sobre los entresijos del juego, dice la productora ejecutiva Tara Farney: «Eliges la carta y esta decide tu destino, pero la carta también te elige a ti. El mensaje subyacente es que el diablo busca a gente con un corazón puro y Grace es así. Ansía eliminarla». Pero el diablo no contó con que Grace contraatacaría.


Provistos de un sólido primer borrador, los guionistas le llevaron el guion a su amigo James Vanderbilt (CRIMINALES EN EL MAR, ZODIA). Un consumado escritor y director, Vanderbilt se sumó al proyecto con su productora, Mythology Entertainment, y formó equipo con el productor Tripp Vinson (CRIMINALES EN EL MAR, SAN ANDRÉS) y la productora de este, Vinson Films. El guion siguió avanzando imparable y Vinson identificó que la historia tenía el atractivo de la rica tradición de películas de terror como EL MALVADO ZAROFF, LA CABAÑA EN EL BOSQUE, y TÚ ERES EL SIGUIENTE, donde a los seres humanos se les dan caza por diversión.

«NOCHE DE BODAS es un poco diferente», dice Vinson. «Sabía que no contaríamos con el gran presupuesto de un filme basado en un cómic. Pero eso nos permitió asumir ciertos riesgos creativos».

Cuando emprendimos la búsqueda de directores, Radio Silence respondió a la llamada. Reconoce Vinson: «Me sentí un poco reticente al principio cuando me dijeron que tres personas querían reunirse con nosotros para hablar de NOCHE DE BODAS». Pero desde que el equipo realizador, compuesto por los directores Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett, y el productor ejecutivo Chad Villella, comenzaron a trabajar juntos en 2009 su reputación había crecido imparable gracias a sus cortos y a su cine.

Explica Gillett: «Es como una banda musical. Los tres hemos trabajado juntos y hemos creado nuestro propio sonido. Cada uno con su instrumento, se nos dan bien cosas diferentes».
Añade Bettinelli-Olpin: «había grandes elementos de personajes, y eso nos gusta. El viaje de Grace realmente te atrapa».

Los guionistas quedaron entusiasmados con el equipo de directores. Apunta Busick: «Sabíamos que Matt, Tyler y Chad no solo le harían justicia al guion, sino que además lo elevarían con su estilo particular, encajando perfectamente con nuestra visión de la historia». Añade Murphy: «Desde el momento en que no enseñaron las primeras ilustraciones supimos que lo habían entendido. Nunca lo dudamos». Añade la productora ejecutiva Tara Farney: «Entendían el tono de la cinta y cómo equilibrar la ironía y la comedia con el terror».

«Crear un buen susto es como hacer un buen chiste. Primero lo preparas y luego lo rematas», explica Gillett.

En el set, los actores agradecieron el planteamiento «a por todas» del equipo con respecto a su forma de trabajar. «Llegaban preparados, pero todos trabajaron con nosotros de forma muy constructiva en el set. En cuanto a su forma de dirigir Tyler Gillett se hace con la cámara y Matt Bettinelli-Olpin habla con los actores primero, luego se intercambian papeles, es un proceso simbiótico» explica el actor Mark OBrien.

Resume Gillett: «Los tres, Matt, Chad, y un servidor, no podríamos hacer esto si no fuéramos amigos y si no nos gustara trabajar juntos. ¡No sería igual de divertido si fuera solo una persona!»

IMÁGENES


CRÍTICA

PRÓXIMAMENTE