Crítica de "Animales Fantásticos: Los Crímenes De GrindelWald" (*** y 1/2)

La segunda entrega de Animales Fantásticos, el spin-off de "Harry Potter" que llega a los cines este fin de semana
Después del cierre que supuso la última entrega de Harry Potter, y del firme propósito de mantener el universo de brujos más famoso del siglo en curso que fue la primera entrega de esta franquicia, las aventuras del poco convencional, pero tremendamente carismático Newt Scamander (interpretado por el genial Eddie Redmayne) continúan en una nueva entrega que viene cargada de complejidad argumental, misterios que desentrañar, y algunos de los momentos más espectaculares del mundo mágico de J.K. Rowling en el cine hasta la fecha.

La conexión con la peli anterior es casi directa, y el prólogo se centra en el personaje de Johnny Depp, interpretado en la anterior por Colin Farrell durante la mayor parte del metraje, gracias al camuflaje que proporciona la sobre utilizada, pero efectiva poción multi-jugos, y es de los prólogos más potentes de la franquicia, con una espectacularidad tremenda, que le da a Depp una introducción más apropiada que la que tuvo al final de la anterior peli.



El personaje de Eddie Redmayne, de lo mejor de la cinta, se desarrolla de forma mucho más profunda, y si bien pudimos saborear su personalidad con mucho agrado en la primera, en esta, además, saborearemos su factor emocional con más intensidad, y nos adentraremos más en su familia, sus amistades, y demás circunstancias que conforman su universo, lo que enriquece al personaje convirtiéndole en todo un valor del mundo de Harry Potter.

Como siempre, desde la marcha de Columbus de la franquicia, la música, siendo en general un buen producto, tiende a beber de las notas que John Williams compuso para la primera peli, lo que puede considerarse pecata minuta, ya que es algo más que habitual en esa otra saga compuesta por Williams que es Star Wars, y en tantas otras desde James Bond hasta Terminator pasando por Indiana Jones, en que en algún momento acabas escuchando esa repetitiva musiquilla de la primera peli. Y como siempre, pero de forma más destacada, tenemos unos efectos especiales de auténtico 10, con un diseño de criaturas a la altura de Oscar, y un cuidado por la integración muy superior a la media.

Por último, cabe destacar la complejidad de la trama, mucho mayor que en anteriores entregas Harrypotterianas, lo que la hace quizá demasiado aparatosa para los espectadores más jóvenes, pero que se agradece, especialmente después de la simplicidad de algunas de las anteriores, especialmente la mera presentación de personajes y situaciones de la anterior peli. Aquí tendremos una trama política, con mucho contenido burocrático, una sucesión dramas familiares bastante desarrollada, y una introspección de personajes notable, en que destaca un joven Dumbledore, interpretado por Jude Law, en el que se profundiza más en una sola peli que en toda la saga original, y parece que tendrá mucho que decir en futuras entregas.

Muy recomendable para todos los que disfrutan de un universo tan rico como el de Harry Potter, pero que se ven capaces de disfrutar de dicho universo después del desenlace de la saga inicial.


Lo Mejor: Los actores, en especial Jude Law, y todo el despliegue visual.

Lo Peor: A ratos esa complejidad de trama se torna un poco caótica, aunque al final de la cinta todo llega a buen puerto.

Por Francis Díaz