Entrevistamos a Lee Cronin, director de "Bosque Maldito", que se estrena hoy en cines

El estreno de Bosque Maldito trae a España al director novel Lee Cronin, directo desde Dublin para presentar su película en nuestro país. Amable y entusiasta, nos contó su inspiración para la película, sus fetiches cinematográficos, leyendas irlandesas y sus próximos proyectos.

Bosque Maldito no se parece a la mayoría de películas de niño maléfico, ¿De dónde viene la idea para realizar la historia?
No fue el típico momento de encenderse la bombilla, sino una confluencia de ideas que se me vinieron a la cabeza poco a poco. Definitivamente, una de las inspiraciones fue mi hermana, que es madre soltera de tres hijos y un día tuvimos una conversación en la que me explicaba la maternidad como un gran agujero negro, un gran misterio. La historia de mi hermana es mucho más alegre, claro, pero me dio una idea del lado oscuro que podría tener esa responsabilidad. Además, vi una noticia sobre un hombre al que el suelo de su salón le desapareció súbitamente bajo sus pies mientras veía la televisión. En mi cabeza visualicé, automáticamente, el agujero de aquella historia en un gran vacío sobrenatural en medio del bosque.

Es una historia aterradora
Sí, y es totalmente cierta, leí bastante sobre el tema, era como una versión de terror de cuando cruzas la calle en el momento menos adecuado y pasa un autobús a toda velocidad. Pero aquí estaba en el sillón erróneo en el momento equivocado.

Da la impresión de que Bosque Maldito sigue ciertas pautas de la leyenda irlandesa del Intercambio, ¿hasta qué punto fue consciente?
Tienes toda la razón, aunque no es solo irlandesa sino una pieza del folklore de muchas partes del norte de Europa y escandinavia, hay muchas versiones del mismo. Quise enlazar un poco con ella, pero no hacer un film definido o que defina la leyenda, tan solo apoyarme en ella para dar trasfondo a la historia que quería contar, cuando conoces a alguien y le miras a la cara y le conoces, sabes como se mueve, cómo suena pero, de repente, tienes una duda.



Este año hay una película que también lo incluye como parte importante de su trama, Border, ¿la has visto?
Sí es una película genial, muy interesante.

Algo con mucha prominencia en la película es la presencia del bosque como elemento de misterio y que genera terror. La naturaleza es la que acaba despertando nuestros temores ¿Por qué nos sigue afectando esa inmensidad?
Es una buena pregunta, creo que para mí el bosque siempre ha sido un lugar de belleza pero también de misterio, desde niño, además, en los bosques de Irlanda siempre hay la sensación de que siempre tiene algún secreto escondido en alguna parte, son enigmas casi parte de nuestra cultura.

Otro de los elementos que diferencian Bosque Maldito con otras cintas del subgénero es que está bastante centrada en el personaje de la madre, en cómo le afecta de vuelta el conflicto con su hijo, como si esa duda en su cabeza pudiera ser algo más.
Sí, ese aspecto me pareció importante algo que me interesaba desarrolla era la idea de la duda como autoconciencia de la propia psicología, la falta de confianza en nuestra percepción, es una idea que me parece terrorífica. El conflicto interno me parece muy importante, por ello la película no tiene un punto de vista compartido, es tan solo el punto de vista de la madre, nunca hay un momento en la película en el que veamos a ningún otro personaje solo.

Lo que cuenta no es solo la historia, ¿Crees que puedes contar más cosas con el terror?
LC: Creo que ese es la situación en la que el terror está en su forma más pura, en realidad es lo que siempre hace. Si miramos atrás, desde La noche de los muertos vivientes está asociado a cierto comentario social, otras veces trata de hablar de algo mucho más extenso como la humanidad en general, y otras toma un relato de algo mucho más íntimo, como la interacción entre una madre y un hijo, que es donde yo vi una oportunidad para explorar, pero si no hay cierto valor temático en el terror, es fácil que te acabes aburriendo.

Además, el terror está en un momento de expansión, llegando a públicos que nunca había llegado, ¿qué opinas del momento que estamos viviendo?
No es una pregunta que sea fácil de responder, pero creo que si pervive es porque siempre hay cineastas con curiosidad para investigar y tratar de utilizarlo como herramienta, puede ser un medio y no un fin. Hay muchos clichés que se utilizan y se reutilizan una y otra vez y creo que muchos autores de mi generación que hemos crecido con el género de los sesenta, 70 y 80 e incluso los 90, podemos reciclar como ese carácter se usaba en una dirección interesante, pero el terror también se mueve en ciclos, y quizá en unos años la gente exija menos trabajo de personajes y más entretenimiento puro y fácil. Es posible que estemos cerca de alcanzar una apogeo en el terror que llaman “elevado”, que es sencillamente con más carga de drama o trabajo de actores y alguien haga una película fresca como Scream de nuevo y de pronto la sociedad exija otro tipo de entretenimiento

¿Tienes alguna película favorita o que te haya influido en Bosque Maldito?
A ver si la adivinas.

¿Creo hay detalles y guiños de El resplandor?
LC: Si, has acertado. Puede resultar obvio pero La paciencia que tiene esa película me sigue pareciendo ejemplar, su tono y su atmósfera, su atención por el detalle y la construcción a fuego lento me han servido mucho. A modo personal, no necesariamente relacionada con Bosque Maldito, un favorito es la trilogía de los apartamentos de Roman Polanski.

¿Te ves haciendo género y terror muchos años?
Creo que la palabra que me gusta utilizar es misterio. Hay muchos lugares dentro de ese espectro que coinciden con el horror y en Bosque Maldito está en alguna parte, pero podría interesarme hacer un festival de gore o algo más centrado en el suspense como Prisioneros de Villeneuve. Misterio, tensión y trabajo de personajes, todo lo que encaje ahí me gusta.



¿Algún proyecto en la cartera?
Hay dos, uno del que no te puedo hablar y otro llamado Box of Bones, escrito con el mismo equipo de Bosque Maldito, que trata sobre un joven en la veintena que tras un accidente ha perdido parte de la memoria y su novia le lleva a una cabaña aislada para tratar de encontrarse a sí mismo y reiniciar quién era, para volver darle una oportunidad a su relación. Encuentra una caja con huesos, de restos humanos y empieza a sufrir experiencias sobrenaturales cada vez más intensas y hay un gran misterio en todo ello.

Por Jorge Loser.