Black Friday: Las mejores ofertas disponibles

Sitges 2019: Día 1 (En la Hierba Alta, Bloodline, 3 From Hell...)

Cincuenta y dos ediciones no son pocas para el Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges o, como diría su público más fiel, el mejor momento del año. Cientos de aficionados al terror y al fantástico se aglomeran en comunidad para asistir a pases, encuentros e interminables conversaciones sobre la cosecha anual de género.

Marcado por la consolidación del mercado VOD y por la nueva explosión de títulos que eso implica, Sitges presenta este año una programación que recupera a clásicos -el Richard Stanley de Color Out of Space-, producciones de Netflix - la misma película inaugural, En la hierba alta-, o auténticas sensaciones del mismísimo Cannes -Bacurau o The Lighthouse. Todo esto acompañado de títulos asiáticos, salvajadas de medianoche y una buena pizca de cine sesudo de autor. Sitges es ecléctico, complejo y, a fin de cuentas, completo para todos los gustos.

Y el primer plato ha sido el de En la hierba alta (Vincenzo Natali, 2019), película de Netflix que adapta el relato homónimo de Stephen King y Joe Hill. Dos hermanos, una carretera perdida de la mano de Dios y un campo de hierba infinito dan el pistoletazo de salida a una laberíntica película de terror, llena de giros y trucos que expanden con entusiasmo el relato original. El realizador de Cube vuelve a Sitges tras la interesante Splice con una película pequeña, llena de aciertos visuales marca de la casa, pero con un reparto que lastra algo el conjunto (Patrick Wilson a parte). No ha recibido grandes alabanzas ni grandes desprecios, acabando convenciendo a muchos a pesar de su tempo algo repetitivo.


(En La Hierba Alta)


La jornada ha continuado con Bloodline (Henry Jacobson, 2018), una especie de explotación de la serie Dexter con misma premisa y maneras: hombre de mediana edad con trabajo y familia estable es en realidad un metódico asesino en serie. Sean William Scott (más conocido por ser el Stifler de American Pie) entrega una sólida interpretación en una película más simpática que redonda, con aliento a lo DePalma y una retaila de giros que hacen muy livianos sus poco más de 90 minutos.

El primer plato fuerte venía de un viejo conocido del festival: 3 From Hell (Rob Zombie, 2019) o la vuelta de la estrella del rock a su familia de psicópatas más conocida. Con todo el morro del mundo, Zombie salva a sus protagonistas del tiroteo de Los renegados del Diablo para meterlos de lleno en un cruce de géneros, desde película carcelaria a western en la frontera, armados con su buen hacer tras la cámara y la impresionante química de sus actores. Una fiesta que ha dividido al público: desde el que ha disfrutado cada minuto hasta el que cree que el bueno de Rob ha querido ir con piloto automático y sobre seguro.

Órbita, la sección que centra su selección en los thrillers y cintas de acción, ha iniciado sus andaduras con 4x4 (Mariano Cohn, 2019). Un ladrón de poca monta queda atrapado en el 4x4 que intentaba asaltar. Las horas pasan y con la desesperación aumenta la sospecha de que alguien está observando todos sus movimientos. Thriller contenido que ha convencido a la audiencia, aunque algunos lamentan un pequeño bajón antes de los sorprendentes minutos finales.


(3 From Hell)


El día ha acabado con una nueva sección. Noves Visions, el apartado dedicado al cine más de autor y experimental, acogía el pase de Dogs don’t wear pants (J.-P. Valkeapää, 2019), la flamante ganadora del premio a mejor película en el Fantastic Fest de Austin. Una bizarra historia de amor entre un hombre viudo y una dominatrix que, en su extraño y extremo mundo, ha acabado cautivando el corazón de una audiencia entusiasmada. Destacar el momento en que alguien del público ha caído redondo por culpa de cierta escena con tenazas y dientes. Love, efectivamente, hurts.


Hoy continuará el aluvión de títulos con lo nuevo de los directores de Goodnight Mommy (The Lodge), la esperada fiesta de Ready or Not, el debut de Glen Danzig en la dirección (Verotika) y la cinta de zombies con niños Little Monsters.

Por Carlos Marín.

Etiquetas: Festivales - Sitges 2019