CRÍTICA DE RETORNADOS

Por Rubén Pajarón
 
El cine Zombie comparte un problema recíproco con sus entusiastas. Se han producido demasiados títulos de no-muertos en los últimos años, y no es un cerco que se restrinja sólo al cine, la epidemia ha contagiado equitativamente al mundo de los cómics, los videojuegos, la literatura y el merchandising. Están por todas partes, nos rodean, y como era predecible, han terminado devorando nuestros cerebros. No es tanto un problema de sobreexplotación, sino del acomodamiento del público ante la falta de ideas de los autores; un exceso de conformidad proporcional a la falta de expectativas, que ha servido en bandeja a la industria una gallina de los huevos de oro a precio de cobre. Nos han malacostumbrado tanto a pasar por el aro, que no sólo somos incapaces de ver más allá del manido y abreviado esquema de desarrollos temáticos, es aún más grave; ahora es lo único que deseamos ver.

¿Y esta chapa de abuelo cebolleta? Se preguntarán algunos, y pido disculpas, pero era necesaria para introducir, por un lado, los peligros de una propuesta tan arriesgada como “Retornados”, y por otro, para explicar sus muchos beneficios, cosa especialmente complicada en una crítica, pues sus principales virtudes emergen en calidad de sorpresas, y es mejor disfrutarlas saboreando el “screen moment”, antes que verlas destripadas en un texto.

El original punto de partida que el guionista Hatem Khraiche plantea en “Retornados” es una de las mentadas virtudes, como deja al descubierto su mera sinopsis.

Desde el primer instante nos encontramos con una sociedad mortificada por un virus que convierte a las personas en zombies; una creciente enfermedad que los científicos han conseguido refrenar temporalmente con una proteína sintética, confiando en encontrar pronto la solución definitiva. Los infectados en tratamiento ya no son zombies ni humanos, la gente se refiere a ellos como “Retornados”. Siendo niña, Kate presenció la muerte de su familia a causa del virus, un incidente que la empujó a especializarse en Medicina para tratar de encontrar una vacuna. Años después, como empleada destacada de la Corporación que fabrica y distribuye la proteína, oculta otra razón personal que la obliga a extralimitarse en su trabajo; su novio es un Retornado.

El cineasta español Manuel Carballo, más inspirado que en su película anterior, “La Posesión de Emma Evans”, arriesga con una perspectiva sin precedentes en la larga historia del cine Z, un honor que de por sí ya haría que mereciese la pena su visionado, y que no obstante, sólo es la punta del iceberg.

“Retornados” reúne todos los ingredientes necesarios en una buena película de zombies, todos excepto uno: los propios zombies. ¿¿¿¿Cómo???? No os frotéis los ojos, habéis leído bien. Estamos ante la mejor película de zombies sin zombies, una pirueta creativa de vértigo que dispara el riesgo de la narración a cotas inimaginables y que sin embargo, cumple con creces hasta el punto de no notar su ausencia. Magia. O talento, siendo justos.

El guion se reserva muchas más sorpresas, todas ellas agradables, pero ya dentro del meollo de la historia y de sus temperamentales personajes, cuya condición humana (o inhumana) es puesta una y otra vez contra las cuerdas en situaciones de tensión, horror, amor y drama. Todo un desfile de ingenio y agilidad narrativa con el que Carballo y Khraiche, abrigados por una excelente plantilla de profesionales, consiguen implicar al público, arrancar reflexiones, extrapolar a cuestiones reales sobre discriminación social, entretener, y sacar adelante una proeza fílmica que es necesario ver para creer.

Con sus altibajos, Filmax sigue firme en su cruzada por oxigenar el cine de género patrio, apuntando más allá del accesible cine familiar, y una vez más vuelve a acertar en la diana. Hay quien verá pinceladas a “Distrito 9”, otros a “La Niebla”, y siempre estará ese gremio de encasillados que no sabrán disfrutar del cine Zombie sin salirse del camino de baldosas amarillas, pero al menos en esta ocasión no podrán quejarse de una publicidad engañosa, porque incluso en esto han sido valientes desde el mismísimo poster.
 
CRÍTICAS RECIENTES