COMIC-CON 2019: Visita nuestro especial

NOTICIAS PARAMOUNT PICTURES

Crítica de "Infierno Bajo el Agua" (**** y ½): Aja, Raimi, huracanes, cocodrilos y mucha sangre...

Alexander Aja se divirtió tanto con su Piraña 3D (2010) que cualquier diría que le debía algo menos ostentoso al subgénero de terror naturalista. Así que, para acorralar a Kaya Scodelario y su padre Barry Pepper en su vieja casa familiar, ha hecho pasar ‘Infierno bajo el agua’ por una disaster movie liberando una granja de aligators gigantes y hambrientos en mitad de un huracán de categoría cinco (los peores). Los animales siguen sus propias normas, y el trabajo de producción es tan preciso insinuándoles como monstruos insaciables que Infierno bajo el agua está considerablemente más cerca de Tiburón (1975) que de la misma Las colinas tienen ojos (2006) del propio Alexandre Aja. De su trabajo anterior el director exhibe ampliamente sus rasgos diferenciadores: un brutalismo sangriento, crudeza visual, pocos aspavientos aun a pesar de lo atractiva que resulta la vía del drama familiar y el reclamo de lo conciso. Si por algo destaca Infierno bajo el agua es por su edificante honestidad: es la película de monstruos más creíble, dinámica y atractiva de los últimos años. Cumple exactamente lo que promete sin sorpresas (tampoco negativas) y permite a Aja ser Aja y al equipo de productores, que incluye a Sam Raimi, destacarse en una producción cristalina.

Crítica de "Cementerio de Animales". Estreno en cines el 5 de abril.

Lo más complicado de revisitar una película -sobre todo si se trata de una película con cierta perdurabilidad intergeneracional, como es El Cementerio Viviente de 1989- es dar con la medida a camino entre el respeto a la idea original y el los retoques de autor que justifiquen la aventura. Pues bien: Kevin Kölsch y Dennis Widmyer se han atrevido en esta segunda versión, y aunque los habrá reticentes, el resultado final es ampliamente satisfactorio.