NOTICIAS ROBERT RODRIGUEZ

Crítica de "Alita: Ángel de Combate" (***). Estreno el 15 de febrero.

¿Qué esperar cuando ya no se espera nada? Como mínimo, acción. En el marco postapocalítptico de Alita la necesidad bajo la ciudad es otra: una fuerza que sostenga y enfríe el mal que inocula la última gran ciudad flotante, Zalem, a los despojos de una civilización babilónica, Iron City, condenada a soñar con ascender a través de la muerte y del espectáculo. Como hoy, pero sin redes sociales. Cuando el Doctor Ido (Christoph Waltz) descubre un antiquísimo cyborg capaz de pensar como ser humano, cae sobre la banal resistencia del mundo arrasado un anhelo retórico: ¿qué queda allí arriba que merezca tanto la pena? Alita (Rosa Salazar), restaurada y en pie en esa nueva tierra de la chandala cyberpunk, construye sus recuerdos sobre las urgencias del argumento y sobre todo de la vida en un sitio hostil y decadente, entendiendo que sirvió y puede servir a fuerzas superiores y que quizá necesite liderar contra aquello lejano que flota y oprime. Mientras tanto, redescubre el amor a través de un muy trabado romance con un humano, Keean Johnson, cuya particularidad y modo de vida -desguazar otros cyborgs para vender sus piezas más valiosas al maligno- terminará planteando, claro, alguna que otra diatriba. Hasta aquí, insuficiente como para pasar a la historia.

Primera imagen de los hermanos Gecko en la serie de "Abierto Hasta el Amanecer"

A priori, una de las peores ideas que puede ocurrírsele a uno para adaptar a serie de televisión es la película Abierto Hasta el Amanecer, la película de Robert Rodriguez que protagonizaron en su día Harvey Keitel, George Clooney, Juliette Lewis y Quentin Tarantino. Sin embargo, a esta le tendremos que dar un voto de confianza ya que el creador de la misma ha sido el propio Robert Rodriguez a través de su productora El Rey.