CRÍTICA DE EL TERRITORIO DE LA BESTIA

Por Carlos Marín
 
Es curiosa la relación entre la carrera del novato Greg McLean y el veterano Tobe Hooper. Ambos debutaron películas de asesinos casi documentales y cruelmente realistas, llegándose a decir que "Wolf Creek" era la "Matanza de Texas" de la nueva generación (y no iban tan mal encaminados). Además, la segunda película de ambos trata sobre un cocodrilo asesino, aunque en este caso las diferencias en la trama son bastante más extensas que en sus debuts.

En un mundo donde hemos visto mil y una películas sobre monstruos devoradores de humanos, McLean plantea con "Rogue" una mezcla entre el suspense y la monstruosidad, entre el susto puntual y la crudeza, insertado en un "in crescendo" que hace ganar puntos en una película donde los tópicos personajes y las típicas situaciones repletan el guión, algo insulso y con poca chicha (un cocodrilo gigante da para más).

Aún así resalta la capacidad del director para hacernos saltar de la butaca, de crear un enemigo a la sombra tan potente y amenazador sin apenas mostrarlo, de crearnos inquietud con ataques cortos e impactantes. El monstruo que ataca a los inocentes (y algo tontos) protagonistas inunda la pantalla con su presencia sin dejar de ser un animal salvaje hambriento y furioso.

El gran problema de "Rogue" es que pese a sus esfuerzos no innova ni inquieta como la anterior película de su realizador. El clímax, aunque efectista y bien llevado, es un poco forzado y no resulta tan inquietante como el de "Wolf Creek". Claro que son películas distintas, pero se podría haber pasado algo de mala leche del asesino australiano al cocodrilo gigante (también australiano, todo sea dicho).

Puede que tenga sus defectos, pero el film que tenemos entre manos sigue destacando por encima de las producciones de monstruos que llevan años y años arrastrándose de la gloria del escualo de Spielberg. A fin de cuentas, "El territorio de la bestia" (que es así como se llamará por nuestras tierras) es apasionante e inquietante, un relato terrorífico que apasionará a los amantes de las bestias de la naturaleza. Para todos los demás queda "Trampa Mortal", aunque sinceramente, la carrera de McLean pinta más interesante que la de Hopper en su momento (y que me disculpen sus seguidores).

Lo mejor: El personaje del monstruo, una presencia inquietante y tratada de una manera magnífica.

Lo peor: Sus tópicos harán que pase demasiado desapercibida.
 
CRÍTICAS RECIENTES