CRÍTICA DE MAGIC (EL MUÑECO DIABÓLICO)

Por Miguel Martín
 
Lo primero que sorprende de esta película es que fuera dirigida por alguien como Richard Attenborough, más conocido en su función de director de dramas como "Ghandi" o "Tierras de penumbra". "Magic", al que se le ha colocado el apellido de "El muñeco diabólico" de manera puramente comercial aprovechando el film de terror de mismo título, es una historia oscura y trágica de paranoia y obsesión.

Un mago con una falta de personalidad alarmante (Corky, interpretado por un joven Anthony Hopkins), decide acompañarse de un muñeco de ventrílocuo (de nombre Fats) para realizar un espectáculo de magia repleto de comicidad. Es tal el éxito que alcanza con la función, que no tardará en hacerse famoso e incluso recibirá ofertas para realizar un programa televisivo. Sin embargo el éxito esconde en su interior una historia esquizofrénica en la que la mente del mago está siendo perturbada por la mentalidad otorgada al muñeco.

La película desprende a lo largo de todo su metraje el aroma inconfundible de las series-B, aunque el buen hacer del director y de su actor principal (Anthony Hopkins, que ya comenzaba a sentirse cómodo en la piel de personajes perturbados) hacen que el film resulte interesante y de calidad. El tono oscuro y viciado que impregna la película hace que el espectador pueda hacerse a la idea de la mente atormentada del protagonista. Resultan inquietantes las conversaciones que mantiene Corky con su muñeco, ya que la mayor personalidad de este hará que el mago tome decisiones de carácter muy drástico en las escenas más tensas del film (para el recuerdo el viaje en barca con el marido de su pareja, o el minuto que debe pasar el mago delante de su representante sin tomar la personalidad del muñeco). Fats, en su concepción de carismático acompañante, tomará las riendas de la vida de Corky. Éste, por lo tanto, pasará a ser el muñeco en manos de Fats, y no a la inversa, como se pondrá de relieve con el asesinato del marido de su amante (escena en la que el crimen parece ser cometido por el muñeco, que utilizará al mago como a un triste guiñol).

"Magic" no es una cinta de terror al uso, sino un thriller psicológico sobre una persona enferma y sobre la personalidad psicótica que puede acechar escondida dentro de todos nosotros.
 
CRÍTICAS RECIENTES