Retro-Crítica de "The Bay" (****), la crónica documentada de un exterminio que el Gobierno de EEUU ocultó al mundo

Una extraña enfermedad procedente del mar se expandió rápidamente por la bahía de Chesapeake, contagiando y aniquilando a sus 6200 habitantes en pocos días.
Ya no tiene sentido introducir el Found Footage, lo vemos hasta en la sopa, nos rodea, es virtualmente imposible escapar a su lazo, y poco menos complicado que semejante avalancha de títulos aún deje hueco a la sorpresa, el interés o el miedo, por lo que veo justo conceder especial mérito a películas como "V/H/S" o "The Bay", capaces de sobrevivir a su propia epidemia y de seguir propagándola con la cabeza alta.

"The Bay" es la crónica documentada de un exterminio que el Gobierno de EEUU prefirió ocultar al mundo. Una extraña enfermedad procedente del mar se expandió rápidamente por la bahía de Chesapeake, contagiando y aniquilando a sus 6200 habitantes en pocos días. La pesadilla comenzó el 4 de Julio, durante la celebración del Día de la Independencia. La gente empezó a vomitar y a llenarse de ampollas por consumir agua, al principio pensaron que debido a una simple reacción alérgica, pero pronto empezaron a morir decenas de infectados. No era una bacteria o un virus, había extraños parásitos dentro de los peces, formas evolucionadas de una especie primitiva que empezaron a devorar a las personas desde dentro.

Barry Levinson diseña este peculiar apocalipsis en base a una debacle medioambiental que vuelve a echar mierda sobre el ser humano y su nula conciencia ecológica. Lo raro es que de las aguas de Chesapeake no salgan peces de tres ojos, godzillas y hasta Bob Esponja dado su nivel de toxicidad; los análisis de los oceanógrafos revelan que se han vertido toneladas ingentes de fármacos, esteroides, viagra, fertilizante, basura, litio, excrementos de pollo y hasta residuos radiactivos de la fuga de un reactor nuclear. Alta cuisine, que dirían ahora.

Pese a ser un documental puro y duro, narrado a cámara por una periodista superviviente, la inteligencia del montaje logra que el ritmo no decaiga, exponiendo los hechos como una colección de pruebas multimedia que acaparan casi todos los medios actuales de comunicación audiovisual: cámaras de vídeo, de vigilancia, skype, webcams, fotos, whatsapp, youtube… herramientas que consiguen acercarnos a la historia por su familiaridad.


Respetando la regla de oro del Found Footage, todos los actores son desconocidos y dan el perfil de gente normal y creíble. Los FX también contribuyen a la sensación de realismo, bien aplicados ofrecen gore y grima sin tapujos, tanto las pústulas de la gente como la plaga de isópodos mutantes. Eso sí, incluye una BSO bastante creepy respaldando cada escena de miedo, cosa poco habitual en este subgénero, pero que lejos de ser la nota discordante da pie a un par de sustos memorables.

Por Rubén Pajarón

Etiquetas: The Bay - Retro