Un escultor londinense frustrado, tras pelearse con su socio, ve atónito cómo este último quema el local (junto a todas sus obras), con el fin de cobrar el seguro de incendio y así pagar las deudas. El artista queda inconsciente en medio del fuego, pero sobrevive, aunque con las manos quemadas. Años más tarde reabre el museo en Nueva York...
País:
USA

TU NOTA

  Media: 8,21 (14 votos)