Sinopsis de Crímenes del Futuro
Cuando la especie humana se adapta a un entorno artificial, el cuerpo humano es objeto de nuevas transformaciones y mutaciones. Con la ayuda de su compañera Caprice (Léa Seydoux), Saul Tenser (Viggo Mortensen), célebre artista performativo, escenifica la metamorfosis de sus órganos en espectáculos de vanguardia. Timlin (Kristen Stewart), una investigadora de la Oficina del Registro Nacional de Órganos, sigue de cerca sus prácticas. Es entonces cuando un grupo misterioso aparece: desean aprovechar la fama de Saul para revelar al mundo la próxima etapa de la evolución humana.
Guión:
Distribuye:
Twelve Oaks Pictures
País:
Canadá

TU NOTA

  Media: 7,00 (1 votos)

IMÁGENES

CRÍTICA

Fiel a sus obsesiones, David Cronenberg vuelve a servirse del Cine como laboratorio para evaluar la respuesta patológica de nuestros cuerpos a una sobreestimulación tecnológica. La filmografía del canadiense, separada en dos ciclos superpuestos desde Spider (2002) , viene marcada por la controversia de un tira y afloja entre ideario e imaginario, explicado en la convivencia de unas constantes temáticas y la conveniencia de unas escisiones formales. Poca relación guarda, a priori, el catálogo de perversiones teratológicas de su primera etapa, generoso en mutaciones y mutilaciones, con la estética depurada en la que acomoda el intimismo y la solemnidad lírica de sus melodramas posteriores. Un cisma en su carrera que ha infectado la herida abierta de ese clasismo impostado de la alta y baja cultura, aireando las tiranteces de su ya de por sí polarizado público (aficionados al género y académicos) en el interés de establecer una suerte de canon cronenbergiano. El revuelo por su regreso a la etapa clásica con Crímenes del Futuro puede entenderse sólo hasta cierto punto, dado que, en realidad, Crímenes del Futuro siempre ha estado ahí, y no sólo porque, literalmente, figure en lo nominal y en lo sustancial como mediometraje en los inicios de su carrera, allá por 1970, sino por su función agregadora como paraguas conceptual de una línea de reflexión en constante mutación. Incluso en los títulos donde Cronenberg da descanso a lo grotesco, la vieja Nueva Carne sigue palpitando con renovada trascendencia bajo distintas pieles, dando respuesta a cada estímulo con transformaciones dolorosas, a veces del cuerpo, otras de la mente, con devastadoras, aunque liberadoras consecuencias. Los efectos de la Nueva Carne no son esencialmente corpóreos, comparten sustrato psicológico en Una historia de violencia, Cosmopolis o Promesas del este: conflictos de identidad, pasiones autodestructivas, conspiraciones imaginarias, delirios psicosexuales, una limpieza formal no menos subversiva donde la delicadeza no esconde la perversión.

 
▷ SÍGUENOS
Facebook Twitter Instagram Telegram RSS
▷ ESPECIALES
▷ PRÓXIMOS ESTRENOS
El teléfono del señor Harrigan

05/10/2022

Los Renglones Torcidos de Dios

06/10/2022

Fall

07/10/2022

Halloween: El Final

14/10/2022

▷ NOTICIAS MÁS VISTAS