CRÍTICA DE LA PRIMERA PURGA: LA NOCHE DE LAS BESTIAS

Por Francis Díaz Fontán
 
Después de las tres anteriores entregas, que se cierran como una trilogía, la franquicia se atreve a recurrir a la precuela para seguir mostrándonos esta distopía bárbara acerca de la agresividad, el control de las masas, y en este caso, explorar sus orígenes.

Al igual que en las anteriores, la cinta nos muestra la noche fatídica desde poco antes de su comienzo, a través de los personajes que serán el vehículo de la historia, pero en esta ocasión, en que la Purga es apenas un experimento destinado a realizarse con voluntarios en una sola localización (Staten Island) hace que el planteamiento sea más rico en cuanto a la presentación, antes de meternos en harina.

Una vez más, se vuelve a postular la idea de que La Purga es un recurso de los grandes poderes del estado para eliminar a los pobres, necesitados, y demás demandantes de gravosas medidas de protección estatal, algo que se lleva tratando desde la primera peli, y que a lo largo de la franquicia, lejos de profundizarse en ello, cae en la redundancia, después de tres secuelas, uno esperaría una dinámica más variable entre los personajes, y su relación con la Purga.

Se echa de menos que se profundice más dentro de la psique de los personajes que forman parte activa de la purga, y que se nos presenten situaciones no exploradas anteriormente, como el sujeto que se opone a la purga en un principio, y al final decide participar del evento, ya que el concepto de “ricos librándose de los pobres” siempre tiende a desembocar en desenlaces muy similares, y nos acaba llevando a finales algo obvios.

Destaca el personaje de Marisa Tomei, que teoriza la Purga desde un punto de vista científico/psicológico, sin interferencias ideológicas ni políticas, con una extraña mezcla de erudición e ingenuidad, pero no se le termina de sacar partido para sumergirnos en la misma estructura de siempre, que si bien es efectiva, creativamente se queda algo corta.

La realización es más que correcta, y la peli nos deja con ganas de más, pero al tratarse de un tiempo anterior a las otras películas, saber cómo es el futuro quita el encanto del “Qué pasará después”.

En conjunto, una peli bien rodada y bien estructurada, que en cierto modo acaba siendo un más de lo mismo, con lo que dejará satisfechos a muchos, pero a medias a otros tantos.

Lo Mejor: El personaje llamado Skeletor, y la Fiesta de la Purga.

Lo Peor: La sensación repetitiva que deja una dinámica narrativa muy similar a las anteriores, tanto en el rumbo de los personajes, como en la resolución de las situaciones.
 
CRÍTICAS RECIENTES